Diario Vasco

Cita con Txikon, un icono del ochomilismo invernal

Hazaña. El pakistaní Ali Sadpara y el lemoarra Alex Txikon, tras hollar la cima del Nanga Parbat invernal.
Hazaña. El pakistaní Ali Sadpara y el lemoarra Alex Txikon, tras hollar la cima del Nanga Parbat invernal.
  • El tirón de 'Narga Parbat neguan', su gesta en 'la montaña asesina', ha hecho que el Aloña traslade la proyección a Santa Ana

El nombre de Alex Txikon y la fecha del 26 de febrero de 2016 figuran ya en la historia del alpinismo mundial. Ese día el escalador de Lemoa, el pakistaní Ali Sadpara y el italiano Simone Moro conquistaron la denominada 'Montaña Asesina' en la estación más fría del año, cruzando así la penúltima frontera del ochomilismo invernal (solo queda virgen el K2). Toda una hazaña, que ha dado mucho que hablar, y que Txikon narrará hoy, a las 19.30 horas, en el marco de la 'Mendi Hamabostaldia' del Aloña.

Si escalar un ochomil es duro de por sí, hacerlo en pleno invierno es una salvajada, una aventura extrema. Las condiciones de la montaña son totalmente diferentes, hay mucha más nieve, pero sobre todo el frío y el viento reducen las posibilidades de éxito al mínimo. Temperaturas constantes por debajo de 20 y 30 bajo cero, picos de hasta -50, y fortísimos vientos, por no hablar de las tremendas avalanchas han hecho que todos los intentos de hollar el Nanga Parbat fueran infructuoso durante 28 años. Así que la primera ascensión invernal lograda por la cordada de Txikon, es ya un hito del montañismo, y a la vista del interés que ha despertado la proyección, el Aloña ha decidido trasladar la cita del Kultur Etxea a Santa Ana, que tiene mayor aforo.

Pasión por la montaña

Txikon, el menor de trece hermanos, cultivó su amor por el montañismo desde pequeño, inculcado por su hermano mayor Javi. Ya con tres años subió al Gorbea, a los diecisiete conoció la cordillera del Pamir y a los veintiuno coronó el Broad Peak, primero de sus diez ochomiles. Además de montañero, es aizkolari, escala en roca y también ha practicado salto base. Se define como «un amante insaciable de la aventura, de la exploración, que disfruta viajando y conociendo gente».

Trabajó como cámara de altura para el programa de televisión 'Al filo de lo imposible', y en 2008 se incorporó al proyecto '14x8.000' de Edurne Pasaban, pero en 2011 optó por cambiar de rumbo y explorar nuevas maneras de hacer alpinismo. Entonces se embarcó en las expediciones invernales por las que actualmente es conocido y reconocido, en las caras norte, en las grandes paredes, nuevas rutas, estilo alpino... Fue una apuesta por proyectos menos exitosos pero «infinitamente más valiosos y satisfactorios desde el punto de vista alpinístico».

En ese contexto se enmarca su ascensión al Nanga Parbat, la novena montaña más alta del mundo (8.126 metros). Era el segundo intento del vizcaíno, que un año antes tuvo que darse la vuelta cuando le quedaban aproximadamente tres horas para hacer cumbre. Tampoco esta vez se lo pusieron fácil la inmensidad del macizo, las grandes distancias y enormes desniveles a salvar, el inclemente clima, y las dificultades técnicas propias de la ruta elegida. Sin embargo, Txikon y su equipo supieron aprender de experiencias previas, y actuar en base a una buena estrategia logística, duro trabajo en equipo, y también altas dosis de paciencia. Hoy, lo contará en Santa Ana Antzokia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate