Diario Vasco

'Movember', vuelven los bigotes solidarios

Bigotudos. Ya es tradición celebrar una cena para despedirse de los mostachos y de noviembre y sacarse la foto de familia.
Bigotudos. Ya es tradición celebrar una cena para despedirse de los mostachos y de noviembre y sacarse la foto de familia. / MOVEMBER
  • Además de las huchas para recoger fondos destinados a la investigación, durante todo el mes las tres barberías arreglarán los mostachos gratis

  • La campaña para concienciar sobre el cáncer de próstata y testicular se consolida en la agenda otoñal

La penúltima hoja del calendario se estrenó ayer y eso hará que pronto una pelusilla en forma de bigote empiece a brotar en la cara de un buen número de oñatiarras. Con noviembre, arranca también 'Movember' y los bigotes se vuelven solidarios gracias a una campaña que cada vez secundan más oñatiarras con el objetivo de «cambiarle la cara a la salud del hombre».

Se trata de hacerle un placaje a los miedos y complejos y marcarle un gol a las enfermedades masculinas, especialmente al cáncer de próstata y de testículos. Y la primera batalla ya está ganada porque los tres oñatiarras que acercaron este movimiento al municipio hace cuatro año, han logrado que cada vez la familia de bigotudos sea más numerosa, y la gente más solidaria.

«La semana pasada ya empezaron a contactar con nosotros, para preguntar por las huchas, si este año tan bién habría cena, e interesarse por la fecha del rasurado», explica Aratz Losada. «Hay gente que sigue el código a pies juntillas y el lunes se afeitó la barba y empezó el reto, otros se acordarán al ver las huchas. Hay todo un mes por delante para dejarse el bigote, lo importante es que se hable de lo que significa el mostacho, del cáncer de próstata y de testículos, porque cada 90 minutos -lo que dura un partido de fútbol- muere un hombre a causa de ello».

«No hay que esperar a estar enfermo para ir al médico. La alta incidencia de este tipo de cáncer entre los hombres debería alertarnos a todos. Es muy importante estar un paso por delante en cuanto a la salud se refiere. No vale decir; debería, podría, si hubiera hecho. Simplemente hazlo. Conviene prevenir y pensar que esa decisión puede cambiar tu vida», explica insistiendo en que rescatar el bigote por un mes, tiene un sentido más allá de la estética.

«No hay que quedarse en lo superfluo, hay que hablar y abordar con naturalidad el tema», relata. Así como octubre se centra en la lucha contra el cáncer de mama a través de múltiples actividades, entre ellas el lazo rosa, noviembre es el mes de la prevención del cáncer de próstata y del bigote. Se trata de concienciar sobre la importancia del diagnóstico precoz de enfermedades masculinas y recoger fondos para la investigación.

Ya han colocado huchas para recoger fondos en bares, peluquerías y en Mondragon Unibertsitatea, y durante todo el mes en las peluquerías Ion, Igone y Sesiñena arreglar el bigote no costará ni un euro, para que el reto internacional sea menos fastidioso, y el 'Movember' oñatiarra pueda presumir de tantos estilos de bigote como personalidades.

Desde 'Movember ' Oñati animan a gente a poner su granito de arena, ya sea dejándose el mostacho «porque cuanto más gente luzca bigote más se hablará de 'Movember'», o colaborando en la recaudación de fondos para la investigación .

De Australia a medio mundo

Este movimiento internacional que sigue ganando adeptos surgió hace trece años en Australia. Un grupo de amigos se dejó crecer el bigote este mes como una forma de manifestar su apoyo a uno de ellos que padecía cáncer de próstata. La iniciativa personal terminó con la creación de la Fundación Movember en 2004.

Pese a las apariencias, esta iniciativa no es solo para hombres. Al igual que se ve a varones apoyando los actos y campañas en favor de la lucha contra el cáncer de mama, las mujeres también pueden hacerlo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate