Diario Vasco

Congeladas la mayoría de las tasas, aunque subirán un 10% las basuras

  • El IBI y el impuesto de circulación ( 2%) serán las otras dos excepciones de unas ordenanzas fiscales aprobadas por unanimidad

La Corporación aprobó el jueves por la noche por unanimidad, las ordenanzas fiscales de 2017 con congelaciones en la mayoría de las tasas, excepto en tres materias: basuras (10%), e IBI (impuesto de contribución de bienes inmuebles) e impuesto circulación (2%).

El alcalde Mikel Biain explicó que el gobierno mantiene la política congelación de los últimos años, salvo en las citadas excepciones, «marcadas principalmente por coyunturas externas». Según relató «el IBI subirá por la revisión del valor catastral efectuada por la Diputación y para minorar la misma el consistorio adecua los tipos impositivos, de tal forma que tanto en residencia (que tiene un incremento medio del 8,20%) como industria (disminución media del 24,27%), se aplicará una subida general del 2%».

Otra excepción de calado es la tasa de basura que sufrirá un incremento del 10% en relación al presente año, que Biain justificó en «la subida de los costes de tratamiento de residuos de GHK que este año ya va por un 27%. Así que por prudencia, y con la información que maneja la Mancomunidad, proponemos subir el precio un 10%. Es algo que podemos permitirnos, porque el coste efectivo del servicio de basuras para el ciudadano en Oñati sigue estando por debajo de la media de 127 euros. El Ayuntamiento cobraba 100 euros anuales a los vecinos por las basuras y en 2017 serán 110» relató.

La subida en el impuesto de circulación se produce, a su vez, «tras constatar que en Bergara y Arrasate pagan un 10% más y es un incremento asumible». También explicó que cambiará la forma de tarifar el impuesto de actividades económicas de las empresas que facturen más de un millón de euros, «tributarán por facturación como como contempla la norma foral y no por emplazamiento como hasta hora», lo que a juicio del alcalde resultaba «anacrónico».

PNV propuso bonificaciones

A continuación tomó la palabra la portavoz del PNV, Lurdes Idoiaga, que propuso bonificaciones a las familias monoparentales (IBI, los cursillos municipales y ludoteca), a los pensionistas receptores de RGI (IBI y obras) y a las familias numerosas (vehículos de tracción mecánica).

EH Bildu mostró su conformidad con las mismas pero defendió «estudiar mejor la definición legal de la monoparentalidad por dificultades administrativas en la aplicación. Es una propuesta de ayer y no ha habido tiempo de estudiar la casuística, y repercusión» señaló Biain.

Gobierno y oposición se enzarzaron en este punto en un debate sobre «voluntades», «problemas de formulación» y «tiempos». El gobierno no ponía reparos «en apoyar las tres propuestas jeltzales, pero dejando la primera encima de la mesa para poder encajarla mejor en la indefinición legal existente». Idoiaga criticó esta decisión «porque retrasa las ayudas a las familias monoparentales», no obstantes los ediles del PNV dieron finalmente el sí a la contraoferta del gobierno y a las ordenanzas fiscales, que salieron adelante con los votos favorables de todos.

Las tasa e impuestos que se mantendrán congelados serán entre otros: obras, los precios de Zubikoa y el cementerio, el de los servicios y cursillos municipales, el ICIO o alquileres, gravándose únicamente las basuras, el IBI y el impuesto de circulación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate