Diario Vasco

Txantxiku Ikastola estrena imagen y proyectos en su 50 aniversario

Presentación. Guridi, Ibarzabal y tres alumnos, con los logos en una de las áreas reformadas.
Presentación. Guridi, Ibarzabal y tres alumnos, con los logos en una de las áreas reformadas. / MARIAN
  • La implantación del modelo educativo Ixutu ha abierto «un curso redondo»

La huella dejada por un rana en una hoja del bosque, será en adelante la imagen corporativa de Txantxiku Ikastola que celebra medio siglo de trabajo en las aulas inmersa en una vorágine de proyectos y celebraciones.

«Este no es un curso cualquiera. Las bodas de oro del centro coinciden con la puesta en marcha de un nuevo proyecto educativo basado en la 'pedagogía de la confianza' (que ha llegado acompañado de importantes reformas arquitectónicas en educación infantil) y con la organización del Kilometroak 2017, así que pensamos que era también el momento adecuado para renovar nuestra imagen».

Así presentó el presidente de Txantxiku, Aitor Guridi 'Txisto', el logo del 50 aniversario, trazado en color oro (que sustituye ya al corro de ranitas), y el verde que a partir del curso que viene protagonizará la tercera etapa iconográfica de la ikastola. «Si algo teníamos claro es que el txantxiku tenía que estar presente» relató el director Zigor Ibarzabal. «El que la huella tenga tres patas es un reflejo de las tres etapas educativas que ofrecemos, mientras que el degradado de la hoja aporta profundidad , y la tipografía en minúsculas un toque de modernidad» relató.

Ambos incidieron en el ilusionante curso que ya está en marcha, y en la importancia del trabajo en 'auzolan' y la implicación popular en la historia del centro, algo que se ha repetido en la nueva etapa que acaban de comenzar. «En verano ha sido esencial el voluntariado para encarar las obras, y ahora también hay mucha gente involucrada en la organización del Kilometroak y el 50 aniversario, que caminarán juntos».

De 28 a 980 alumnos

No hay bodas de oro que se precien que no alumbren un libro, y Txantxiku Ikastola prepara ya junto a Arteman Komunikazio, que firma también el nuevo logotipo, el volumen que resumirá sus cinco décadas de historia. El álbum y las vivencias de un sueño educativo que dio sus primeros pasos en 1967 con 28 alumnos y una única profesora, y en la actualidad tiene 980 estudiantes, 85 trabajadores, y 570 familias involucradas.

«La idea es que el libro vea la luz a principios de 2017 como despegue de un año tan especial por el aniversario y por la organización del Kilometroak. Además nos hemos embarcado en el proyecto 'Ixutu', basado en la pedagogía de la confianza, que no solo se traduce en cambios metodólogicos y arquitectónicos, implica modificaciones organizativas en el diseño y gestión de las aulas. Estamos en una etapa muy intensa, de rodaje, rematando todavía algunas cosas, pero muy ilusionados, y con el objetivo de ir poco a poco implantando esta filosofía en todas las etapas» explicó Ibarzabal. «Además está todo lo concerniente al Kilometroak que celebrará su acto de apertura oficial con la presentación del logo y las camisetas el próximo 11 de noviembre».

De lo que no hay duda es de que el curso 2016/17 va a ser maratoniano para la comunidad educativa de Txantxiku Ikastola. Algo que sin duda nunca llegaron a imaginar los protagonistas de aquella primera aula, «sin autorización oficial pero con el respaldo de la iglesia, que en 1967 echó a andar en los locales de la Cooperativa San Miguel, luego sede de la sociedad Kale Zaharra, en la antigua calle Alzaá 27».

Dos años después, el centro entraba a formar parte de Gipuzkoako Ikastolen Elkartea y, en 1971, conseguía la autorización oficial para impartir clases. Durante dos décadas las aulas pasaron por nada menos nueve ubicaciones hasta instalarse definitivamente en San Juan Kale y Foruen Enparantza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate