Diario Vasco

Las bodas de oro ciclistas del Aloña entran en un intenso y vivo sprint final

La cantera de 1984. Infinidad de imágenes como esta han sido recogidas en el libro del 50 aniversario.
La cantera de 1984. Infinidad de imágenes como esta han sido recogidas en el libro del 50 aniversario. / ALOÑA
  • La presentación del libro conmemorativo y la comida de 50 aniversario, pondrán el broche de oro a un año muy especial

Tras un intenso año en lo deportivo y en lo emotivo, la sección de ciclismo del Aloña afronta estos días el sprint final del programa conmemorativo de sus Bodas de Oro. Dentro de una semana, el día 21 se presentará el libro que el periodista Eneko Azurmendi ha escrito sobre la historia del ciclismo oñatiarra en un acto que se celebrará en el ayuntamiento y servirá también para la puesta de largo del equipo de ciclo-cross, una disciplina ciclista muy ligada a la villa y al nacimiento del Aloña.

El libro es el plato fuerte del 50 cumpleaños del club, junto a la comida de reencuentro de ciclistas, directivos, esponsores, directores deportivos, colaboradores y aficionados que estén o hayan estado en algún momento vinculados con el club que tendrá lugar el 29 de octubre en el frontón del polideportivo Zubikoa. Una cita que cierra la inscripción el próximo lunes y tiene los tickets (25 euros) a la venta en Urzelai Estankoa, Mail Boxes, el bar Aloña, Caravanas Oñate, Txokolateixia, Lizarralde Kirolak y Bizipoz Kafe.

Desde 1967, el Aloña no ha parado de rodar, con los inevitables altibajos de cualquier club, pero puede presumir, entre otras cosas, de haber formado en sus filas a cuatro ciclistas que dieron el difícil paso al profesionalismo: Mikel Lizarralde, Enrique Alonso (corrió en cadetes y juveniles con el Aloña), Jon Odriozola y Markel Irizar, además de a Garikoitz Baños y el propio Odriozola, profesionales también en otras áreas del ciclismo.

Más de 300 corredores

Pero lo que realmente enorgullece al club es haber enganchado al ciclismo a cientos de oñatiarras, a más de 320 corredores, y a distintas generaciones de espectadores que han disfrutado con este deporte. Protagonistas que a lo largo de cinco décadas han escrito la historia del club, y que tendrán la posibilidad de reencontrarse en la comida del 50 cumpleaños. Ese es el objetivo del Aloña, reunir al mayor número de miembros de la gran familia ciclista rojilla para que la fiesta de clausura de las Bodas de Oro sea realmente redonda.

Lejos queda ya aquella primera Subida a Arantzazu, el 28 de mayo de 1967, que marcó el nacimiento del club ciclista en el seno de la gran familia numerosa que acabaría siendo el Aloña Mendi, al amparo de la sede social inaugurada ese mismo año. La primera directiva txirrinduri, capitaneada por Luis Mari Etxeberria, tenía ya una dilatada experiencia organizando pruebas, sembrada en el seno de la sociedad Txantxiku Txoko, que convirtió Oñati en un referente internacional. Pero, tras el éxito del campeonato del mundo, el fervor se había desinflado, y la subida a Arantzazu marcó el despegue de una nueva época, simbolizó el nacimiento de un club que en 1974 conquistaría con Mariano Altube el campeonato de España de Ciclocross, en 1975 sacó su primer equipo cadete, al año siguiente de juveniles, y en 1983, se independizó de la escuela del Alto Deba y formó la suya propia.

Mucho ha llovido desde entonces, pero las distintas directivas (presididas por Etxeberria primero, Juanjo Díaz de Monasterioguren después, Pedro Irurzun 'Naparra' desde mediados de los 80, y Kepa Umerez en la actualidad ) han conseguido mantener viva la llama txirrindulari, y escribir una historia que va camino a la imprenta para su presentación el próximo viernes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate