Diario Vasco

La soprano Amaia Azpiazu pone voz a partituras inéditas de Aita Madina

Protagonista. Amaia Azpiazu con el disco de piezas inéditas de Aita Madina, ya a la venta.
Protagonista. Amaia Azpiazu con el disco de piezas inéditas de Aita Madina, ya a la venta. / MARIAN
  • Xabier Ugarte descubrió en los archivos más de veinte piezas dedicadas a la virgen e impulsó el proyecto discográfico

  • Junto al organista Aitor Olea ha grabado un disco que hoy presentan en Arantzazu

Partituras desconocidas, dedicadas a la virgen de Arantzazu, del compositor oñatiarra más universal, Aita Madina, cobrarán vida hoy en la Basílica en la voz de la soprano Amaia Azpiazu, junto a clásicos como el 'Zuk zer duzu Arantzazu?' del Poema sinfónico coral, creado en 1956 con motivo de la inauguración del nuevo templo.

Azpiazu y el organista durangarra Aitor Olea firman un CD inédito, 'Eliz kantak,' que presentan antes y después de la misa de las doce del mediodía. Un trabajo que hará las delicias de los melómanos y que lleva el sello de otro oñatiarra, Xabier Ugarte, gran conocedor de la obra de Madina. Él ha sido quien ha llevado a cabo la selección de canciones tras descubrir en los archivos más de veinte piezas dedicadas a la virgen para canto y órgano.

Ninguno de los protagonistas se sentirá extraño en Arantzazu, sobre todo Amaia que lleva cantando en el coro de la Basílica desde los quince años, y con solo once ya puso su voz a una de las piezas del disco que suele escucharse en el santuario.

«Para mí, como para la mayoría de los oñatiarras, Arantzazu es especial. La paz de los acantilados, su entorno natural, la majestuosidad de la iglesia... Y por eso el recital de hoy será también especial. Llevo unos años viviendo en Donosti, pero en Arantzazu me siento como en casa», asegura ilusionada de participar en un proyecto a tres bandas que le ha permitido trabajar codo con codo con todo un profesional de la música como es Aitor Olea, y volver a colaborar con Ugarte, a quien ha acompañado en un buen número de recitales de guitarra y con el que tiene un feeling especial.

«Ha sido una gozada. Yo canto como hobby, para mantener la voz y para disfrutar. Y cuando surgen estas oportunidades no se puede decir que no. Son muchas horas de trabajo, pero compensa. La música me gusta y me llena -relata- y por eso puedo pasar de proyectos de folk, rock o clásica, a colaboraciones con gente tan dispar como Azkaiter Pelox o Charlie Angie. Escucho de todo y me sumerjo en todo tipo de compositores y estilos . Este año he sido madre, y he bajado un poco el pistón, quiero seguir disfrutando de la música, pero sin la intensidad y dedicación que requieren algunos proyectos, a otro ritmo», comenta.

«Este disco, por ejemplo, lo hemos grabado en distintas etapas con AusArt Records en la iglesia de Bidaurreta. La verdad es que las monjas se portaron fenomenal, y vamos a ofrecerles una actuación privada para agradecérselo» explica Amaia, que confiesa haber aprendido mucho de Aitor.

Embarazo musical

Azpiazu, investigadora de profesión en el Instituto Vasco de la Competitividad (que cosas del destino se llama Orkestra), cultiva la música desde la infancia. «Empecé en el coro de la Ikastola con Loli Ordoki , y con 9 años realice mi primer solo en el concierto de Navidad de la parroquia, recuerdo que canté 'Haurtxo Polita'. Luego he disfrutado mucho con Ganbara, pero hay mucha exigencia, son proyectos muy intensos, así que al irme a vivir a Donosti, me involucré más en otro tipo de formaciones. He disfrutado también mucho con Xabier, con conciertos preciosos en los que tenían cabida desde Monteverdi, al que adoro, a Aita Madina, Laboa o McCartney» explica.

Para ella la formación siempre ha sido importante y por eso sigue recibiendo clases de canto lírico, lecciones que no abandonó ni en el embarazo, y que le han permitido comprobar que durante la gestación las cuerdas vocales se sobrehidratan. «He perdido 5 agudos que, como el resto del cuerpo, se recuperan con el tiempo. Eso es al menos lo que me ha dicho el foniatra» relata a punto de incorporarse al trabajo tras la baja de maternidad, una aventura en la que le ha acompañado y le seguirá acompañando la música.

Dicen quienes la escucharon el sábado en el ciclo de órgano de Bergara, que «su voz sigue sonando como los ángeles», algo que podrán comprobar hoy quienes acudan al recital de presentación del disco en Arantzazu. Antes de la misa, a las 11.30, Olea interpretará las piezas para órgano, y después del oficio, de 13.00 a 13.30 horas, Amaia pondrá voz a algunas partituras inéditas de AitaMadina y clásicos como el 'Agur Maria'.

Azpiazu se vuelca hoy en el compositor de Txipitxaille, pero tiene muchos registros, e ilusión y disciplina de sobra para seguir disfrutando de la música, ya sea con Monteverdi, Mercedes Sosa, Elvis o Madina. Es una todoterreno que hoy se sumerge en un repertorio religioso clásico, pero que se desenvuelve igual de bien en el rock y el folk, y a quien le encantaría cantar en un grupo jazz o de swing.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate