Diario Vasco

Treinta años de txotx a ritmo de trikitixa

Brindis festivo. Vestirse de baserritarra y tomarse unas sidras en el sagardotegi al aire libre en el que se transforma la plaza es todo un clásico de Herri Eguna.
Brindis festivo. Vestirse de baserritarra y tomarse unas sidras en el sagardotegi al aire libre en el que se transforma la plaza es todo un clásico de Herri Eguna. / FOTOS MARIAN
  • La fiesta de la sidra celebró tres décadas de protagonismo en el siempre multitudinario Herri Eguna

Los 'Errosaixuek' están en plena vorágine festiva. Herri Eguna sumergió ayer las calles en una marea festiva que mañana se desbordará con los disfraces. A primera hora daba la sensación de que andaba menos gente, pero al final la popular cita que anualmente homenajea la cultura y costumbres de los baserritarras, volvió a ser multitudinaria con la complicidad del tiempo, que respetó la fiesta y se sumó al treinta aniversario del txotx oñatiarra.

Niños, jóvenes y adultos se echaron a la calle vestidos de baserritarras para disfrutar de las exposiciones y concursos instalados en los alrededores de la Universidad y en el propio claustro. Había dónde elegir: enormes frutas y hortalizas, curiosas plantas y flores, artesanos de muy distintas ramas, ganado lanar, caballar, caprino y vacuno, quesos, tartas, hongos, rosquillas, panes...

Y mientras unos deleitaban la vista y el paladar con productos del caserío de indudable calidad, la plaza se convertía un año más en la catedral de la sidra, en una sagardotegi al aire libre en la que corrieron litros y litros de caldo guipuzcoano, nada menos que 2.500 botellas. No hay duda de que la sidra, es uno de los productos estrella de la jornada junto al talo, otro imprescindible, que también se agotó. La taberna popular trabajó a destajo y sirvió más de 3.000 talos y bocadillos, junto a 1.800 chorizos y kilos de tocineta.

En cuanto a los certámenes agrícolas, el mejor lote de verduras fue para los tomates de Ortuzabala, y el de frutas para las manzanas de Felix Azkaragorta, mientras que el concurso de quesos se lo llevaba Kandido Urzelai (Leibar), por delante de Gomiztegi y Azkargorta (Iruatz). También hubo dos premios especiales para Anjel Agirre 'Karretero' y el bergararra Emeterio por su labor como jurado durante muchos años.

Tras la comida popular, las pruebas de deporte rural y las romerías de Elizagoien Ahizpak, Egan o Gaitzerdi pusieron la guinda a una jornada redonda que tiene banda sonora propia: el sonido del txistu, las gaitas y la trikitixa.

Hoy, piromusical

Hoy, la fiesta continúa con un buen número de clásicos: recital de la banda, parque infantil, pelota y bertsolaris de balcón a balcón. Además, habrá un buen número de citas musicales: Izaro, Mor More, Zingira, Petti, Etxeko Uzta, la orquesta Tarantella y como plato fuerte el espectáculo de pirotecnia creativa. Una de las novedades, no obstante, es el parque infantil que se acondicionará en Errementeri de 11 a 14.00 horas. Habrá dos zonas lúdico-festivas, una para niños de 0 a 7 años y otra más aventurera para la franja de 7 a a 12 años con paint-ball y tirolina. El torneo San Miguel de pelota (17.00 horas) también tiene sorpresa, la presencia del oñatiarra Biain en la final juvenil quese disputará en Zubikoa. Mañana las fiestas se despedirán a lo grande, con la locura de los disfraces.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate