Diario Vasco
Detalle de un lateral de la parroquia.
Detalle de un lateral de la parroquia. / J.L.O.

El día de San Miguel, un pretexto para visitar la parroquia oñatiarra

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

¡Moda para hombre y mujer a precios inmejorables!

Hasta 90%

La marca Denim italiana de moda

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda infantil con sus personajes favoritos

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

La mejor selección de productos para mantener tu hogar organizado

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

La festividad dedicada a San Miguel nos lleva hasta la villa oñatiarra que durante estos días se sumerge en sus fiestas patronales, con un amplio y variado programa festivo que se prolonga hasta el lunes.

La jornada de hoy, bien puede servir de pretexto para acercarse hasta la parroquia de San Miguel y disfrutar de su belleza y encanto. El templo, permite admirar todos los elementos de diferentes estilos que se le han ido añadiendo a lo largo de los siglos, dando como resultado un bello conjunto armónico.

Si en su inicio, en el siglo XIII, se edificó un templo gótico de una única nave, dos siglos despúes se le añadieron las dos naves laterales, unidas a través de arbotantes; en el XVI se construyó el claustro, el púlpito y la capilla de La Piedad; en el XVII la cripta, y un siglo después se concluyeron las obras con la portada mayor, los dos retablos barrocos y la torre neoclásica. Sin duda, toda una combinación de estilos fruto del trabajo de varias generaciones.