Diario Vasco

El PNV pide «identificar los puntos negros del municipio para evitar agresiones sexistas»

  • Han propuesto estudiar el estado del alumbrado en Bidaurreta, Casablanca, Ugarkalde o San Martín

A punto de que den comienzo las fiestas patronales y «con el objeto de evitar todo tipo de agresiones sexistas», el grupo municipal de EAJ-PNV ha explicado en una nota de prensa que han propuesto, en la Comisión de Igualdad, «diversas medidas de prevención y sensibilización para que la ciudadanía disfrute de un buen ambiente festivo basado en el respeto y la igualdad».

Los jeltzales, siguiendo el modelo del programa 'Beldur Barik', quieren lograr que Oñati sea un municipio «sin miedo».

A este respecto señalan que «la violencia contra las mujeres así como las agresiones y actitudes sexistas no tienen cabida en nuestra sociedad, ya sea durante las fiestas o en el día a día y es responsabilidad de toda la ciudadanía rechazar y denunciar este tipo de comportamientos y hacer frente a las agresiones, de forma que todos y todas podamos vivir tranquilos, sin miedo».

Para ello, los ediles del PNV han explicado que «es imprescindible identificar y dar salida a los puntos negros (no seguros) del municipio», y proponen «estudiar el estado del alumbrado en la zona de Bidaurreta o en los trayectos hacia Casablanca, Ugarkalde o San Martín». Consideran que «hay que tomar las medidas necesarias para que dichos caminos sean más seguros y plantean mejorar la señalización y aumentar la vigilancia nocturna, especialmente durante las fiestas».

También inciden en «la importancia de la conciencia colectiva e individual» y piden a los oñatiarras «que adopten una actitud activa a la hora de prevenir y evitar agresiones machistas. Si respondemos ante pequeños incidentes, ayudaremos a prevenir situaciones de mayor gravedad, garantizando así una convivencia basada en el respeto y la igualdad», señalan los jeltzales.

Asimismo, proponen «informar adecuadamente a la ciudadanía y en especial a las y los hosteleros, organizadores y agentes del municipio en torno a las medidas que han de tomar frente a una agresión y/o actitud sexista, de modo que todas y todos sepan qué hacer, a dónde dirigirse o a quién llamar.