Diario Vasco
Un cargamento de 2.000 kilos. Una voluntaria revisando las mochilas para que puedan ser distribuidas por edades y géneros.
Un cargamento de 2.000 kilos. Una voluntaria revisando las mochilas para que puedan ser distribuidas por edades y géneros. / HOTZ

1.162 mochilas llenas de solidaridad

  • Hotz logra una avalancha de donaciones para los niños de los campos de refugiados

  • La campaña 'Irrifuxiatuak' ha desbordado todas las previsiones y en la plataforma ciudadana están muy agradecidos

La idea inicial era mandar 300 mochilas a Grecia y han reunido 1.162, así que 'Irrifuxiatuak' ha sido un exitazo que sin duda cumplirá con creces los objetivos de la campaña: ayudar a sacar una sonrisa a los niños de los campamentos de refugiados que lo han perdido todo al dejar su hogar escapando de la guerra y van a empezar el curso escolar lejos de sus casas, en centros de acogida.

«Ha sido una auténtica marea solidaria, así que no tenemos más que palabras de agradecimiento a la gente, hemos tenido que trabajar duro para evitar el bloqueo del taller solidario de Hermansolona, pero el esfuerzo ha sido recompensado con creces» explicaban ayer desde la activa plataforma surgida hace medio año para visibilizar la crisis de los refugiados.

Hotz quiso sumarse al proyecto 'Mochila solidaria' de la ONG catalana Dandelion, que recientemente mandó más de 500 mochilas a Idomeni, y la respuesta de la gente ha sido espectacular.

«Hemos involucrado especialmente a los centros escolares oñatiarras, pero por la magia de las redes sociales, hemos recibido también una avalancha de donaciones de pueblos como Mundaka, Eibar, Bergara, Astigarraga, Azkoitia... A la gente le ha parecido muy bonita la campaña y al coincidir con la 'vuelta al cole' ha permitido también trabajar la temática de los refugiados en las aulas» explican.

La distribución de estas 1.162 mochilas por género y edades ha sido: 463 para niñas de 0 a 8 años y 202 de 9 a 18. En cuanto a los niños, se han donado 345 para la primera franja de edad y 152 para la segunda. Un total de 2.000 kilos de material que saldrá los próximos días hacia el puerto de Valencia para embarcar con destino a Tesalonica (Grecia), donde opera la ONG Dandelion.

Con material escolar y ropa

Aprovechando la «vuelta el cole» y la compra de mochilas, muchos escolares y sus familias ha decidido donar los bolsos en desuso, llenándolos de pequeños, pero necesarios regalos solidarios.

Desde calcetines, braguitas y calzoncillos nuevos, a libros de colores, libretas para escribir , estuches con pinturas y lápices o prendas de abrigo (guantes, gorro, bufanda...). También ha habido quien ha introducido en la mochila juguetes pequeños y dibujos con mensajes de cariño y ánimo que sin duda alegrarán a los niños de los campamentos.

Lamentablemente la crisis de los refugiados no ha acabado, ni mucho menos, y en demasiadas ocasiones tiene rostro infantil. Porque ellos son los más vulnerables y a ellos les está afectando de una manera más dramática.

Así que, con el objetivo de tratar de fomentar valores de solidaridad entre los pequeños oñatiarras, y animar a los que se encuentran en tierra de nadie después de huir del infierno de la guerra o de otras razones de fuerza mayor, Hotz propuso una «vuelta al cole» en clave solidaria.

Lo cierto es que Hotz está desarrollando numerosas iniciativas dirigidas a paliar la injusta y difícil situación que viven los refugiados, y está muy agradecida de la cantidad de oñatiarras que están contribuyendo en las distintas campañas humanitarias. Además ha trenzado una operativa red solidaria con otros grupos.

Hay muchas formas de ayudar y Hotz las intenta acercar a los ciudadanos para que cada cual aporte su granito de arena en la medida de sus posibilidades. Las 'mochilas solidarias' han sido un rotundo éxito gracias a un tsunami de donaciones que han querido agradecer públicamente, antes de embarcarse en nuevas acciones solidarias, «porque el problema sigue ahí con toda su crudeza», concluyen.