Diario Vasco

Comienza la cuenta atrás de los sanmigeles

Novedades. Habrá una nueva compañía (de blanco y con chaleco) y abanderados y abanderadas.
Novedades. Habrá una nueva compañía (de blanco y con chaleco) y abanderados y abanderadas. / MARIAN
  • Las txosnas también calentarán motores con la celebración de la jornada de reivindicación feminista 'Egun Morea'

  • La bienvenida a los recién nacidos 'Atsolorra' y la tamborrada infantil adelantan mañana las fiestas

Los sanmigeles llaman a la puerta y, aunque oficialmente no arranquen hasta del miércoles, numerosos actos culturales y deportivos invitan ya a la fiesta. Los niños serán de nuevo los encargados de anunciar mañana con el estruendo de sus tambores la inminente llegada de las fiestas patronales en una jornada especial, porque también se celebrará la bienvenida a los bebés nacidos desde las pasadas fiestas. «Pensamos que lo lógico era ponerles el pañuelo festivo antes de que comenzarán los sanmigeles, y el sábado de la tamborrada infantil se ajusta como anillo al dedo, porque es un día de protagonismo infantil», ha explicado la concejala de cultura Nerea Zubia.

E l nacimiento de una nueva criatura es sinónimo de alegría en cualquier municipio. Si al propio hecho de que nazca un nuevo niño se le suma el deseo de recuperar tradiciones antiguas, nos encontramos ante la celebración del 'Atsolorra', el rito vasco del nacimiento, que pasado mañana celebrará tu quinta edición. Los bebés nacidos desde las pasadas fiestas serán recibidos al mediodía en el salón de plenos, e investidos con el pañuelito festivo como símbolo de bienvenida a la comunidad y el compromiso de ésta en su educación y crecimiento.

Antaño, cuando una mujer estaba a punto de dar a luz el resto de mujeres de la vecindad acudían a atenderla hasta su recuperación. Estas mujeres cuidaban tanto de la madre como del recién nacido, por lo que ambos estaban bajo la responsabilidad de la comunidad. A este ritual se le denominó 'Atsolorra', palabra en euskera compuesta por 'atso' (mujer, anciana, mujer mayor) y 'lorra' o 'lorpean' (que significa arrear o acarrear). Por tanto, para la comunidad su significado era el esfuerzo que realizaban las mujeres con la madre y el recién nacido afrontando y llevando sus vidas hacia delante.

La tradición también lleva otro significado, que es el reconocimiento social de la madre y del recién nacido, su protección y cuidado. Aunque lo que queda en la memoria histórica de nuestras abuelas en el siglo XXI es la parte festiva; la madre organizaba una merienda-cena con su recién nacido reuniendo a sus vecinas y allegadas.

Novedades tamborreras

La otra gran cita del fin semana es la tamborrada infantil. Todo está dispuesto para que los más txikis al son de la 'Marcha de San Miguel', 'Desde Udana a Zubillaga', 'Retreta' o 'Mirentxu' desfilen su ilusión a ritmo de tambores y palillos. Unos 150 escolares de tercero y cuarto de primaria preparan ya su indumentaria festiva tras el ensayo general celebrado ayer. Cocineros, gastadores, abanderados de todas las sociedades y todos los niños que quieran salir disfrazados, acompañarán a tamborreros y barrileros.

Habrá varias novedades. Por un lado, desaparecen las iñudes y los cocineros que llevaban el instrumental de cocina, y todos los sukaldaris tocarán el tambor. Además, nace una nueva compañía ataviada de blanco y con chalecos de colores, y los abanderados serán de ambos sexos. «Dimos esa opción a las sociedades, y ha sido bien acogida», explicaban ayer desde la organización. Todas las compañías partirán de Santa Marina a las seis de la tarde con el acompañamiento de la Banda y cambios en el recorrido por las obras de Atzeko kale. El periplo concluirá como siempre en Foruen Enparantza con el alarde final .

Tras los timbales, los gigantes y cabezudos serán los encargados de mantener el ambiente con la ayuda del grupo de triki y pandero de Musika Eskola, mientras en Santa Ana Antzokia todo estará preparado para los dos funciones (19.30 y 22.30 horas) que Olaitturri realizará de la obra de teatral 'Lantzean behin'.

Egun Morea

Las txosnas también calientan motores mañana con la celebración de la séptima edición de 'Egun Morea'. El lazo morado es ya el símbolo de la eliminación de la violencia contra las mujeres, de ahí el guiño a este color. La jornada reivindicativo-festiva arrancará a las 10.00 con el campeonato de frontenis feminista, y se calentará a las 12.30 con una animada batukada por las calles, seguida de una comida popular. En la sobremesa, la compañía Txabela Bragas interpretará la obra ' Palabras ke haze unos años un loka inscribió en la pared del manikomio'. Desde las 18.00 'jolas-poteoa' y a las 20.00 manifestación con el lema 'Jantzi antiojo moreak, erasoei erantzun¡'.

Por la noche, a las 22.00, festival de rock con Vinagre de Moderna, Drumkopters, Dekot y DJ Tarantistas.

Temas