Diario Vasco

Bailes a pesar de la lluvia

El pasacalles fue corto, pero muy colorido.
El pasacalles fue corto, pero muy colorido. / MARIAN
  • Seiscientos dantzaris txikis derrocharon desparpajo, colorido e ilusión a cubierto

El tiempo no quiso sumarse ayer al 'Haurren Eguna', pero a pesar de la lluvia los más pequeños de Portugalete, Lizarra, Tolosa, Gernika, Zarautz, Sestao, Soraluze, Arrasate, Legazpi, Aretxabaleta, Antzuola, Bergara y Oñati se las arreglaron para demostrar su buen hacer y derrocharon desparpajo, colorido e ilusión en la 46 edición del Dantzari Txiki Eguna. Lo hicieron, eso sí, a cubierto, en el polideportivo, en cuyas gradas había más cámaras de fotos y vídeo que en la alfombra roja del Zinemaldia.

«Es una pena que se haya puesto a llover justo cuando iba a comenzar el desfile. A ver si por la tarde tenemos más suerte», comentaban algunos padres mientras apretaban el paso para coger asiento en Zubikoa.

Los integrantes de los catorce grupos de baile también apuraban el paso del pasacalles para llegar secos a destino. El 'Euria ari du' que sonaba por la megafonía era acogido con buen humor por los participantes, que hicieron bueno el refranero y pusieron al mal tiempo buena cara.

La inauguración oficial de la fiesta corrió a cargo de la alcaldesa txiki, Kattin Malbadi, que tras el aurresku de rigor animó a todos los participantes a disfrutar de la jornada. El polideportivo se convirtió a partir de ese momento en un colorido escaparate de los trajes de dantzaris representativos de los diversos pueblos de Euskal Herria. Dos exhibiciones repasaron las raíces del folklore euskaldun con bailes tradicionales de todos los territorios vascos.

«Da gusto poder participar en este Dantzari Txiki Eguna. A pesar del tiempo, ha habido mucha gente. Es una fiesta muy arraigada y eso se nota en el ambiente», celebraban al final algunos invitados.

Temas