Diario Vasco

El gran día de los dantzaris txikis

Nutrida cantera local. Un total de 380 invitados acompañarán a la cantera oñatiarra, integrada por 250 dantzaris txikis.
Nutrida cantera local. Un total de 380 invitados acompañarán a la cantera oñatiarra, integrada por 250 dantzaris txikis. / MARIAN
  • Los anfitriones de Oñatz estarán acompañados por trece grupos, con Kattin Malbadi como alcaldesa infantil

  • Seiscientos niños y niñas inundarán mañana las calles de colorido, ritmos e ilusión

Caseritos, amonatxos y poxpoliñas preparan ya las txapelas, albarcas y pañuelos. Mañana toca bailar y disfrutar en una fiesta con 46 años de historia que reunirá a más de seiscientos dantzaris-txikis de trece localidades. La destreza y el desparpajo de los protagonistas, y el sonido de txistus y tamboriles, vestirán de folklore euskaldun las calles como primer aperitivo de los sanmigeles.

El grupo de baile Oñatz, organizador del 'Haurren Eguna', tiene ya todo preparado para que Oñati vuelva a convertirse en la capital de los dantzaris txikis. No en vano es una de las concentraciones más apreciadas y multitudinarias del calendario de los grupos de baile. Solo falta que el tiempo acompañe.

«Tenemos 'plan B y C', porque lo bonito del día es sacar el baile a la calle. Lo ideal sería que no lloviese, pero las previsiones no son buenas, así que hay que contemplar distintas opciones y recorridos para cuando llegue el momento tomar la decisión. Mañana todos nos levantaremos mirando al cielo», explicaba ayer Maite Irizar.

En Oñatz albergan la esperanza de que la lluvia les dé plantón. «El jueves también estaba anunciado muy malo y aguantó hasta la noche. A ver si hay suerte, pero pase lo que pase la fiesta está servida. En caso de aguacero, en el polideportivo Zubikoa, y si la lluvia no es muy intensa en los arkupes de las plazas y barrios. Animamos a la gente a participar, y a los niños y niñas a vestirse para la ocasión».

El programa de festejos despertará a las nueve de la mañana con la tradicional kalejira de los txistularis. La diana dará paso al ceremonial de recepción de los grupos invitados, que llegarán a la arboleda a las diez y cuarto de la mañana.

En esta edición, los anfitriones de Oñatz (250 dantzaris) estarán acompañados por 380 jovencitos de trece grupos de danza procedentes de Zarautz, Lizarra,Portugalete, Antzuola, Sestao, Arrasate, Gernika, Soraluze, Legazpi, Tolosa, Aretxabaleta y Bergara. En total participarán 630 dantzaris txikis que estarán acompañados por 155 responsables, 80 foráneos y 75 oñatiarras, cifras que dan fe del tirón de la jornada.

Muchos grupos repiten cada año, ya que son fruto de intercambios regulados, pero siempre hay alguna novedad, en esta edición los invitados de Bergara (Moisés Azpiazu) y Tolosa (Udaberri) «en apoyo a su labor», han explicado.

La recepción dará paso a un animado hamaiketako en el frontón, y a las 11.45 horas, al saludo de la alkatesa-txiki en la plaza, papel que representará Kattin Malbadi. El simbólico aurresku de honor inaugurará oficialmente la fiesta y dará el pistoletazo de salida al desfile por las calles y barrios, un pasacalle que se interrumpirá a las 13.30 para que los dantzaris puedan comer en las casas de acogida.

Alarde y txorimalos

El acto central volverá a ser el alarde, a partir de las 17.00, con la participación de todos los grupos invitados. Primero bailarán txankarranko, binako y jorrai dantza; luego, esku dantza, arku-dantza y kaskarotz, y como colofón escenificarán euzko dantza, zapatagin, makil joko, sant- petit, txulalai, fandango y arin-arin.

Tras la exhibición la ambientación festiva correrá a cargo de los gigantes y cabezudos, que pondrán la guinda festiva.

La mezcla de folklore, colorido y frescura de los niños y niñas conformarán durante toda la jornada una simpática pasarela que sólo puede deslucir el mal tiempo. Y es que los dantzaris no serán los únicos en ponerse las albarcas. Los trajes de caserito, amonatxo y poxpoliña serán la indumentaria más habitual entre los más txikis en la primera gran cita festiva.