Diario Vasco

Todo listo para un pre-estreno de cine

Un proyecto popular. El equipo de actores y técnicos en una instántea tomada durante el rodaje.
Un proyecto popular. El equipo de actores y técnicos en una instántea tomada durante el rodaje. / ILUNPETAN
  • Mañana, tras la proyección del filme en Santa Ana Antzokia, habrá fiesta en el gazteleku con concierto de Koban y DJ

  • La precuela de ' 2057, odisea bat kanposantuan' ha despertado gran expectación

Santa Ana Antzokia acoge mañana un pre-estreno muy especial. La precuela de '2057, odisea bat kanposantuan' llega a la gran pantalla envuelta en expectación. Arthur Mann (Andoni Inza) e Isam (Imanol Aranburu) vuelven a las andadas trece años después de su psicodélica aventura viajando a su infancia y a los orígenes de su amistad de la mano de Aetz Larrea y Etxahun Lizarralde, alter-ego infantiles de los protagonistas.

Dos pases: 20.00 y 22.00 horas (el primero solo para el amplio equipo de la película), y la post- fiesta organizada en el gazteleku (concierto del grupo Koban y DJ) harán que los sueños en celuloide se hagan también realidad lejos de la pompa y el boato de la alfombra roja del Kursaal.

Si hace 13 años la producción casera, además de tejer amistades y alimentar pasiones por el séptimo arte, permitió disfrutar de las entretelas del cine a gente muy dispar, este verano todas esas sensaciones se han multiplicado, tanto por el formato (largometraje) como por el plantel. Alrededor de doscientas personas, entre técnicos, actores y figurantes oñatiarras han dado vida a la comedia que dirige Kepa Aranburu.

El pre-estreno es una forma de calentar motores y recaudar fondos para el proyecto popular. Las entradas (5 euros) ayudarán, junto a la subvención recibida por parte del departamento de Cultura del Ayuntamiento, a financiar la película que se estrenará oficialmente el día de San Miguel en las txosnas, como colofón a un intenso verano.

El rodaje se materializó en el mes de julio en distintas localizaciones del municipio, y el montaje y la edición se han hecho aprovechando las vacaciones de agosto,

Producir una película requiere un grupo grande de gente que se una en pos de un objetivo común, y ese es uno de los grandes méritos de este singular proyecto cinematográfico, involucrar a gente de distintas edades (desde niños a jubilados), que sea una iniciativa popular y abierta, y disfrutar haciendo cine, esta vez un largometraje de poco más de una hora que trasladará por unas horas la magia del celuloide a Santa Ana y el gazteleku. Ya está todo preparado para un 'pre-estreno de cine' con 'post-fiesta' incluida.