En marcha el programa de 'Educadores de calle', un recurso para los jóvenes atxabaltarras

Elkoro, Sánchez, Lizarra y Uribarri, en la presentación. / JOXEBI

JOXEBI RAMOS ARETXABALETA.

El pasado mes de septiembre comenzó el programa de 'Educadores de calle' que se ha puesto en marcha a través del departamento de bienestar social y de prevención del Ayuntamiento de Aretxabaleta.

En un principio este programa tendrá una duración de cuatro años. En la presentación del mismo estuvieron el alcalde atxabaltarra, Unai Elkoro, y la concejal de Bienestar Social, Karmele Uribarri.

Los técnicos Manex Lizarra y Nerea Sánchez, de la empresa Kalexka, son los dos responsables que se encargarán, como señalaban, «de intentar relacionarnos con los jóvenes del municipio, escucharles y ver cuales son sus necesidades. Se trata de una intervención en un medio abierto que es la calle. Haremos un trabajo socio-educativo con los jóvenes en la calle, no será que ellos vengan a nuestro local, si no que nosotros nos dirigiremos a ellos, lo que significa que tendremos que adaptarnos a sus ámbitos, horarios y grupos», detallaban.

Diagnostico sobre jóvenes

Trabajarán con chavales con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Y su ámbito de trabajo será cualquier lugar en el que se encuentren jóvenes. Además de en la calle, en las ikastolas, gazteleku, o el deporte.

Tendrán la oficina ubicada en el ayuntamiento atxabaltarra y contarán, por si fuera necesario para algunas ocasiones, con un local en Iralabarri plaza, que será un recurso para poder realizar talleres. Los días en los que trabajarán serán los lunes y miércoles todo el día y los viernes por la tarde.

Crear relaciones

Como señalaba Lizarra, «intentaremos crear relaciones con ellos, que se basarán en la confianza y en la ayuda. El objetivo lo marcara el propio adolescente, porque cada uno tiene sus propios intereses y necesidades, y nos adaptaremos a lo que él realmente necesita, e intentaremos trabajar según lo que al chaval le convenga en cada momento».

«Al final de lo que se trata es de que queremos ser en la calle unos referentes para los jóvenes, a todos los niveles, ayudándoles en todo lo que necesiten en los ámbitos relacional, organizativo, familiar, académico y ocio. En alguno de estos ámbitos hará más falta nuestra ayuda y en otras menos».

Sánchez por su parte añadía que «para nosotros es muy importante trabajar con los servicios y los recursos que podamos encontrar en Aretxabaleta, tratando de crear una red de coordinación con diferentes dinámicas que ya estén en el municipio. Va a ser una constante relación entre los diferentes agentes del municipio».

Durante el primer mes, como comenta Lizarra, «hemos conocido el pueblo, lo que hay y lo que no hay, ver por donde se mueven los chavales, y ver lo que se hace con los jóvenes. Estar en un constante observación para conocer además a los orientadores de los centros educativos de Kurtzebarri eskola y Arizmendi ikastola, o con el gazteleku. Y a partir de ahí nuestro trabajo será sumar a lo que ya hay».

A lo que añade Sánchez «el siguiente paso va a ser interactuar. Iremos ya a donde los jóvenes para crear la relación con ellos, para conocernos. Estamos pensando para ello en crear una actividad alternativa como excusa para llegar a ellos».

Esta iniciativa de 'Educadores de calle' ya está en marcha fundamentalmente en diversos municipios de la provincia. En Bizkaia también hay alguno en marcha, con otro formato y manera de trabajar, y en Araba aún no.

Diagnostico sobre jóvenes

Este programa parte de un diagnóstico sobre los jóvenes que realizó el Ayuntamiento atxabaltarra entre noviembre de 2015 y mayo de 2016. A través de este estudio se vio necesario realizar un programa de educadores de calle para los jóvenes de entre 12 y 18 años. Se sacó a concurso el proyecto y al final el consistorio optó por la oferta presentada por Kalexka.

Esta empresa lleva 15 años trabajando y, como señala Lizarra, «la valoración del trabajo que se ha realizado durante este tiempo es muy positiva que se ve por los resultados en los municipios en los que se ha trabajado. Porque se llega a jóvenes que de otra manera no se podría llegar. Hay chavales que tienen unas necesidades que de una manera u otra no se llegan a dar respuesta».

Riesgo de exclusión social

Como señala la concejal de Bienestar Social y de Prevención del Ayuntamiento atxabaltarra, Karmele Uribarri, «cuando me llega la propuesta de que en Aretxabaleta con el diagnostico que se hizo sobre la juventud, que haría un programa de educador de calle, visitamos lo que se hacía en Arrasate. Y vimos lo que hacían y nos convenció el trabajo que estaban realizando».

Sobre el programa que se ha puesto en marcha, Uribarri señala que «se supone que es un programa de prevención porque trabajan con chavales en riesgo de exclusión social y lo que van a hacer es llevarlos a una integración social».

Trabajarán mucho con estos chavales para orientarles. Sobre todo el programa lo que quiere es detectar a estos chavales y ayudarles a una inserción social. Es interesante el trabajo de los educadores de calle porque trabajan en el entorno de estos jóvenes para que sean capaces de integrarse en la sociedad que muchas veces les margina».

El programa de educadores de calle ya está en marcha y su trabajo va a intentar dar solución a las diversas situaciones que tengan. Se trata de un recurso para los jóvenes de Aretxabaleta.

Fotos

Vídeos