«Que la familia asuma y ocupe el lugar de liderazgo que tiene»

Desde el equipo que desarrolla el proyecto U@DA consideran que «tenemos que involucrarnos todos»

J. RAMOS ARETXABALETA.

Para que todo ésto sea posible, un miembro del proyecto comenta que «queremos impulsar nosotros que la familia asuma y ocupe el lugar de liderazgo que tiene. Partiendo de la experiencia en otros lugares, nuestro objetivo no es solo conocer la realidad que nos rodea, sino, hacer entender a los padres que su participación es imprescindible, ya que sabemos que sin ellos todo este trabajo no tendrá el resultado deseado. Los padres han de asumir que su hijo es responsabilidad suya y que no la pueden delegar en terceros. Y si queremos entre todos plantear una solución a este problema, tenemos que involucrarnos todos. Ciertamente la fotografía que en este momento tenemos delante no es grata, no es positiva, pero tenemos que asumir que a esa fotografía hemos contribuido todos. Hemos normalizado tanto el consumo que en esa normalización encontramos la razón o las justificaciones para no hacer nada. Entre tanto el consumo es cada vez mayor, y nuestros hijos comienzan a consumir a una edad más temprana. Aun viendo la fotografía negativa que tenemos delante, hay razones para ser optimistas. Los ayuntamientos de ambos pueblos siguen dando pasos, los padres, el club deportivo, los docentes. Si la sociedad se implica en este objetivo aunaremos fuerzas y sumaremos. El objetivo es saber cada uno de nosotros si queremos ser parte de la solución en vez de ser parte del problema. Todos tenemos cosas que decir e ideas que aportar. Solo así, todo este trabajo puede llegar a ser útil».

Tarragona la primera ciudad

Tarragona ha sido la primera ciudad del estado que se puso a trabajar tomando como referencia el proyecto 'Youth in Europe'. La población catalana decidió incorporar al estudio a sus 24 institutos de educación secundaria rellenando la encuesta todos los estudiantes de 15 a 16 años, en torno a 4.200 adolescentes. Es muy interesante este dato, porque si tenemos en cuenta que entre Aretxabaleta y Eskoriatza su población no llega a los 12.000 habitantes, y que se puede hacer una evaluación completa de varios tramos de edad, correspondientes a 2º, 3º y 4º de DBH, quizás en este momento se están poniendo las primeras bases de lo que puede ser una experiencia a tener en cuenta a la hora de prevenir, detectar necesidades e intervenir posteriormente en el complejo tema del consumo de sustancias. Un miembro del proyecto finaliza diciendo que «es un camino en el que no sobramos nadie».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos