Clausura del curso de dirección de revitalización de la lengua, de Garabide

Jon Sarasua se dirige a los que acudieron al acto de clausura. /  JOXEBI
Jon Sarasua se dirige a los que acudieron al acto de clausura. / JOXEBI

Doce representantes de organizaciones indígenas han participado en octubre en diversas actividades

JOXEBI RAMOS ARETXABALETA.

Se realizó en la casa-torre de Galartza el acto de clausura del curso intensivo en la revitalización de la lengua, organizado por Garabide, y en el que ha tomado parte durante el pasado mes de octubre doce indígenas provenientes de diferentes etnias.

Cerca de un centenar de personas acudieron a este acto al que se le puso un nombre 'Once sueños y uno más', y que unió a las doce personas participantes del curso, líderes de lenguas minorizadas, así como a representantes civiles e institucionales del ámbito de la revitalización del euskera.

Los presentadores del acto, Maddi Iñarra y Txema Abarrategi, integrantes del equipo técnico de Garabide, dieron paso primero a Jon Sarasua, vicepresidente de Garabide, quien valoró «positivamente el curso y agradeció a las personas presentes su trabajo para llevar a cabo el curso». Seguidamente, fue Estibaliz Alkorta, directora de Promoción del Euskera en la Viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno Vasco, quien tomó la palabra para señalar «la necesidad de trabajar por un compromiso firme en la sociedad y las instituciones vascas en pro de la cooperación lingüística».

Por último, dos participantes del curso hablaron en nombre de todo el grupo: la mapuche Paula Huenumilla y el kichwa José Quimbó. Tras dar las gracias a las personas allí presentes, ambos incidieron en la importancia de fortalecer las redes de trabajo entre lenguas minorizadas para así poder garantizar un flujo de conocimiento y, por tanto, un aprendizaje mutuo.

A continuación se proyecto un vídeo en el que se recogía un resumen del trabajo semanal que han ido realizando los doce participantes en este curso, así como las visitas y actos en los que han participado durante estas cuatro semanas. Las bertsolaris Haizea y Oihana Arana deleitaron a los asistentes cantando unos bertsos. Para finalizar el acto se procedió a la entrega de diplomas a los participantes, entregados por agentes sociales e institucionales relacionados con la revitalización del euskera que han tenido una participación directa en el curso.

Simbólicamente a cambio del diploma, cada líder indígena plasmó en una pieza un sueño de futuro relativo a su lengua originaria. Así, una a una, cada pieza fue conformando el mosaico de sueños de las distintas lenguas del mundo.

Para terminar, se realizó un intercambio musical. Las hermanas Arana volvieron a cantar un bertso y, a modo de broche final, todas las personas allí presentes cantaron juntas una versión en varios idiomas de la célebre canción 'Kontrapas'.

Más

Fotos

Vídeos