Dos chárters que debían aterrizar en Foronda el domingo no pudieron hacerlo por el temporal

Problemas en Foronda por el temporal. /  RAFA GUTIÉRREZ
Problemas en Foronda por el temporal. / RAFA GUTIÉRREZ

SALVADOR ARROYO VITORIA.

Foronda ha recuperado la normalidad tras un domingo no exento de complicaciones por el envite del temporal. Dos de los seis vuelos chárter que debían regresar a Vitoria coincidiendo con las horas de mayor impacto de la borrasca 'Ana' no pudieron tomar tierra, lo que afectó directamente a más de trescientos viajeros. En origen se quedaron los que tenían que regresar desde Colonia pasadas las diez de la noche. Y otro grupo similar llegó casi de madrugada a la capital alavesa después de completar un viaje en autobús desde Zaragoza, que se convirtió en el aeropuerto de contingencia para el avión de Venecia que iba a cerrar 'la operación regreso' del puente de la Constitución y la Inmaculada en la infraestructura alavesa.

Fueron las dos incidencias más destacadas de una tarde-noche de domingo en la que los retrasos por las fuertes rachas de viento llevaron a más de un aparato a volar en círculos y dilatar las maniobras de aproximación. El primero que debió entrar en pasillo de aproximación fue el chárter de Berlín. Sobrevoló sobre Oñati, Bergara o Arrasate antes de tomar tierra por la cabecera 22. Lo hizo cerca de las cuatro menos cuarto de la tarde (una hora más tarde de lo previsto). Igual de complicado lo tuvo el avión procedente de Nápoles, que aterrizó pasadas las siete de la tarde, acumulando un retraso similar. Los aparatos que volvían de Londres y Palermo aterrizaron en torno a las diez y media de la noche sin apenas incidencias.

Para entonces ya se había cancelado el Colonia-Vitoria. Fuentes consultadas por este periódico explicaron ayer que el aparato, operado por Transavia no pudo despegar desde el aeropuerto de Ámsterdam, que se cerró por el temporal. Era su primera rotación. Los pasajeros hacia Vitoria han pasado la noche alojados en un hotel de Bonn. El vuelo fue programado para salir en la noche de ayer, a partir de las 21.00 horas, desde el aeropuerto alemán.

El desvió del avión de Venecia hacia Zaragoza obedeció, en principio, a una decisión técnica. Según explicaron desde la toruroperadora, partió del aeropuerto italiano en hora, pero cuando iba a aterrizar en Foronda, pasadas las doce de la noche, las rachas de viento eran extremadamente fuertes. Por ello se optó por tomar tierra en el aeropuerto aragonés. Los pasajeros también pasaron la noche en Zaragoza y en torno a las 10.00 de la mañana de ayer iniciaron su viaje hacia la capital alavesa. A un grupo se les trasladó directamente a Foronda para recoger los vehículos que dejaron estacionados en el parking.

Foronda, que hasta 2012 fue aeropuerto de contingencia para operativas que se encontraban con problemas en sus aeropuertos de destino, solo acogió el domingo uno de los vuelos desviados desde Loiu, el Santiago-Bilbao, que aterrizó pasadas las once de la noche. Un total de diez vuelos fueron desviados a otros aeropuertos por no poder aterrizar en Bilbao y hasta 23 fueron directamente cancelados como consecuencias de las rachas de viento que llegaron a alcanzar los 140 kilómetros hora.

Ryanair, que opera de forma regular en Foronda, no eligió este 'su' aeropuerto a última hora de la noche del domingo para un vuelo Edimburgo-Santander que fue desviado desde la capital cántabra hacia Zaragoza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos