Los campaneros de Arientza celebraron su décimo aniversario

Se realizó un recorrido acústico como primera actividad y entre los actos organizados también hubo conciertos.
Se realizó un recorrido acústico como primera actividad y entre los actos organizados también hubo conciertos.

JOXEBI RAMOS ARETXABALETA.

La asociación de campaneros que este año se ha legalizado oficialmente con el nombre de 'Juane Arientzako kanpai jole eskola' celebró su décimo aniversario con una serie de actividades, que tuvieron un gran éxito tanto de organizativo como de participación.

Esta asociación propuso realizar para este año una jornada completa en Arientza, ya que lo que pretendían es realizar un recorrido para «escuchar». La primera de las actividades se inició a las 11.00 con la realización de un paseo que partía de la fuente de Urkulu por el camino viejo hasta Arientza, al que acudieron más de una veintena de personas. Para ello, lo que querían era tratar de diferenciar en este recorrido entre lo que es ruido y lo que es música o sonido. Se habían colocado diversos cencerros en el recorrido, en los prados, en los pinares.

Estaban coordinados para tratar de hacerlos sonar, tenían que engañar, haciendo de esta forma una especie de juego con los cencerros. Conforme se iba avanzando en el recorrido, todos esas personas que iban haciendo sonar los cencerros se fueron uniendo al grupo. Llegados a un punto, se tenían que callar todos, y los cencerros debían dejar de sonar. Se hizo porque se había coordinado que para ese momento se hiciera sonar la campana de la ermita de San Vicente. Y el contraste de haber estado oyendo tanto cencerro, alcanzar ese silencio. El sonido lejano de la campana se oía. Se continuó camino de Arientza, y al llegar les espera el sonido de la txalaparta y las campanas de la iglesia de Arientza.

En la anteiglesia se había preparado una especie de 'anfiteatro' con fardos de paja en círculo para que la gente se sentara a escuchar las historias, acompañados por músicos y bertsolaris, que iban a ir desgranando los campaneros de Arientza de sus experiencias durante estos diez años. Se contaron anécdotas de vecinos, de caminos, historias relacionadas con Arientza y las campanas. A esta actividad se habían sumado un centenar de personas y el tiempo acompañó.

Otras de las actividades fue que si alguien quería tocar las campanas de la iglesia de Arientza podía hacerlo. Llegaron campaneros de Iurreta, Amurrio, Agurain, y los que quisieron tocaron asimismo las campanas. Hubo una pequeña tertulia y se sirvió un lunch, en el que se pudo degustar la sidra txotx de Arientza. El balance de esta actividad fue muy positiva, ya que la gente rió y aplaudió las diversas participaciones que se realizaron. Se puso un cuaderno en el que se recogió los comentarios de los que querían.

Después de este acto la caminata continuó hasta Mitarte Garai donde se realizó la comida y a la que acudieron 80 personas, que corrió a cargo de los campaneros de Arientza. A continuación hubo unos conciertos en la terraza del citado caserío con la participación de los grupos The Potes y Dixauen, con una gran asistencia. Desde la asociación de campaneros de Arientza está satisfecha con las actuaciones que se han preparado se mostraban satisfechos tanto por lo bien que había salido todo lo que se había preparado y por la participación en los actos.

Fotos

Vídeos