El BIBAT recuerda con una muestra al arqueólogo Lorenzo Prestamero

La muestra recoge un buen número de trabajos./
La muestra recoge un buen número de trabajos.

Considerado el pionero de la arqueología en Álava, este museo le ha dedicado una exposición en el 200 aniversario de su fallecimiento

SERGIO CARRACEDO VITORIA.

El Museo de Arqueología y Fournier de Naipes (BIBAT) de Vitoria alberga la exposición 'Lorenzo del Prestamero (1733-1817)', una muestra sobre este estudioso de la historia y precursor de la arqueología en Álava.

Diego Lorenzo del Prestamero y Sodupe nació en Peñacerrada en 1733 y murió en Vitoria en 1817. A lo largo de su vida, este religioso estudió diferentes campos del conocimiento, entre los que figuran la botánica, la numismática y la epigrafía, según ha recordado la Diputación de Álava en un comunicado. Fue miembro de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País y es considerado el pionero de la arqueología en Álava, motivo por el cual el BIBAT-Museo de Arqueología de Álava le ha dedicado esta exposición cuando se cumplen 200 años de su fallecimiento.

La exposición está dividida en cuatro apartados. Las dos primeras secciones tienen como objetivo contextualizar la figura de Prestamero dentro del 'Siglo de las Luces' y como miembro activo de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, haciendo un repaso a los aspectos más relevantes de su obra.

La tercera sección se centra en el estudio llevado a cabo por Prestamero sobre la calzada romana Iter XXXIX, que unía Astorga con Burdeos, mientras que el último apartado está dedicado a la Villa de Cabriana, primer yacimiento excavado en Álava y bajo la dirección del ilustrado alavés.

Todos los materiales que se pueden ver en la exposición son originales. Entre ellos, destacan una serie de manuscritos con transcripciones epigráficas realizadas por el propio Prestamero, que han sido cedidos para la ocasión por el Archivo del Territorio Histórico de Álava.

Además, se ha realizado una pequeña selección de las monedas del Fondo Prestamero que, como su nombre indica, fue en sus orígenes acrecentado y gestionado por él mismo para pasar después a manos del Marqués de la Alameda hasta ser adquirido en 1941 por la Diputación Foral de Álava. Se exhiben también dos lápidas procedentes de Ibarguren y Okariz de las que ya daba noticia Prestamero en sus escritos, además de una tercera que se puede visitar en la tercera planta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos