Sevilla despide desde hoy el Cristo de la Agonía que llegará el día 17

Presentación ayer del estado final tras la restauración. / IAPH
Presentación ayer del estado final tras la restauración. / IAPH

Estará tres días expuesto en el monasterio de la Cartuja y otros tantos en el Buen Pastor donostiarra, antes de ocupar su capilla en la parroquia de San Pedro

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Trece meses después de la partida del Cristo de la Agonía, de Juan de Mesa, de la parroquia de San Pedro, éste quema las últimas horas en Sevilla expuesto desde hoy y hasta el domingo en la capilla de Afuera del Monasterio de la Cartuja para que los sevillanos puedan conocer el resultado final del proceso de restauración al que se ha sometido desde el pasado mayo por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

Ayer el director de este centro, Román Fernández-Baca, acompañado del delegado diocesano de patrimonio de Obispado de San Sebastián, Koldo Apestegi, un delegado de la Junta de Andalucía y el equipo de restauradores presentaban la pieza para la mini muestra hispalense.

El programa del traslado plantea que el mismo domingo, tras el cierre de la exposición, arranque el embalaje en una caja protectora similar a la que le llevó el 23 de enero de 2017 desde su capilla bergaresa hasta Sevilla. Un cajón 4x2 metros, realizado con materiales hidrófugos e ignífugos, y acolchado en el interior que soporta los 120 kilogramos de la obra.

Viajó a una muestra, aún ennegrecido, en la iglesia del Santo Ángel para compartir espacio con los crucificados de Martínez Montañés, maestro de Mesa, y de Pablo de Rojas que formó a Montañés.

Después fue sometida la talla barroca a un delicado proceso de restauración y reposición de pequeños elementos. «La superficie polícroma se encontraba recubierta de una capa de color oscuro que oculta notablemente el color de base que originariamente se le imprimió a la talla del crucificado. Este color de base, rosado, se aprecia en algunas zonas donde la capa oscura no ha podido llegar, tales como el dorso de las manos, en contacto con la cruz», como detalla el informe de los técnicos, que han aflorado el color originario.

Con parada en Donostia

Tras unas catorce horas de viaje el lunes o martes pisará territorio guipuzcoano para permanecer del 14 al 16 de febrero expuesto en la catedral del Buen Pastor. Y desde aquí, el sábado 17, regreso a su capilla reacondicionada de San Pedro Apóstol, como apunta el párroco Jon Molina. «La idea es colocar el Cristo en su lugar el sábado, y ya el domingo oficiaremos una misa mayor, a las 12 horas, que será concelebrada y con coro como recibimiento a la cruz».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos