Unos Pentekostes 2018 tranquilos, participativos y muy soleados

Inicio. Desde el minuto uno los Pentekostes consiguieron llenar la Plaza. /  MIGURA
Inicio. Desde el minuto uno los Pentekostes consiguieron llenar la Plaza. / MIGURA

Las propuestas municipales y las txosnas han contado con mucha afluencia | El roce por la retirada de las pancartas y el accidente de La Olla, los incidentes más reseñables

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Los Pentekostes 2018 que despidió Bitorianatxo la noche del 22 de mayo serán recordados como muy soleados y en consecuencia con gran participación y animación en las calles. Además, no hubo grandes incidencias de orden público, algo que ha llevado a calificar las cinco jornadas festivas oficialmente como «unas fiestas tranquilas sin incidentes destacables». La dependencia tradicional de la climatología de cara al desarrollo del programa y respuesta del público se ha decantado en esta ocasión hacia el lado positivo de la balanza. Unos pequeños chaparrones de origen tormentoso la tarde del lunes fueron la única presencia pluvial.

Entre las pocas incidencias, la primera se originó en los momentos previos a la bajada de Bitorianatxo, cuando agentes de la Policía Municipal procedieron a retirar pancartas por orden del gobierno municipal. Tras una breve discusión, la situación quedó en denuncia pública como un ataque a la libertad de expresión por parte de la izquierda abertzale. La protesta se quedó en una pancarta desde el escenario y una pitada durante el multitudinario concierto de Gatibu.

En el capítulo de seguridad, la tarde del lunes de Pentekostes tuvo lugar un accidente en la atracción La Olla, cuando la puerta se abrió en marcha para golpear y lanzar hacia el público la escalera de acceso. La fortuna quiso que quedara en un susto sin daños personales. La atracción se precintó hasta ser sometida a un revisión técnica que permitió su reapertura al día siguiente. A nivel de orden público no se han producido problemas de especial calibre. El número de hurtos, como apuntan desde la Policía Municipal, fue menor que en ediciones anteriores. Algunas denuncias de robos de móviles y carteras, otras perdidas, «y algún pequeño altercado. No ha habido denuncias de hechos graves. Han sido unas fiestas bastante tranquilas».

Con todo, el mobiliario urbano, una de las víctimas habituales de las fiestas, ha sufrido algunos daños. Durante las cinco mañanas y, en especial la del miércoles, los equipos municipales de limpieza han desarrollado una labor ingente para devolver al municipio un aspecto presentable.

La sucesión de actos del programa municipal y el de las txosnas se ha cumplido con normalidad, ya que el buen tiempo lo ha permitido. Únicamente la comida popular con sus 200 asistentes sufrió el cambio de escenario al ser trasladada desde la Plaza a la carpa del Seminario por la alerta amarilla de tormentas emitida para la tarde del lunes. Una predicción que acertó de pleno, porque a pesar de la soleada matinal, sobre las 15 horas -como se había anunciado- llegaron los nubarrones con agua.

El efecto Gatibu

Durante la presentación del programa 2018 los responsables municipales destacaron la apuesta por un grupo musical con tirón para la noche del sábado que logrará llenar la Plaza. La experiencia demostró que los programadores acertaron totalmente con Gatibu, porque consiguieron abarrotar el centro. «Nunca había visto tanta gente en la Plaza», fue el comentario de varios vecinos.

Además de esta gran respuesta, que consolida el concepto de una formación de renombre la velada del sábado, también se dio en otro calado en muchos actos del programa como la matinal del sábado con la concentración de comparsas de gigantes y cabezudos, el espectáculo 'Aukeran 20 urte' con más de medio millar de espectadores en el Municipal, el concierto de la Banda en el Espolón, o las riadas de gente en la feria de atracciones.

Las sensaciones positivas recogidas durante las cinco jornadas, y algunos aspectos a mejorar, serán el objeto de la próxima comisión de Festejos para realizar el balance final, donde también tendrá reflejo el éxito de la fórmula de una programación más participativa aplicada en esta edición. El balance también ha tenido una lectura positiva en el mismo sentido desde el colectivo Xaxau, que es el que asume la programación en el recinto de las txosnas. Tanto a nivel de público, participación en las propuestas, como por el punto de información feminista instalado por primera vez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos