La parroquia de Santa Marina, modelo del gótico vasco

Retablo mayor de la parroquia de Santa Marina./
Retablo mayor de la parroquia de Santa Marina.

BERGARA.

La próxima celebración de la festividad de San Marina, el 18 de julio, sirve para atraer la atención sobre esta parroquia bergaresa.

Se trata de un modelo paradigmático del Gótico Vasco, cuya edificación se llevó a cabo en dos fases bien diferenciadas, (1542-1607 y 1648-1672), pero manteniendo un estilo uniforme, pese a que las obras de construcción estuvieron paradas durante cuarenta años, por motivos económicos y técnicos.

El templo es uno de los mejores ejemplos de iglesias con columnas de Gipuzkoa. En su interior, es de destacar el coro, de estilo neoclásico, y su impresionante retablo principal, de estilo rococó, obra de Miguel de Irazusta, quien introdujo este estilo en la retablística guipuzcoana. También son de admirar, las esculturas que decoran esta pieza, del artista Luis Salvador Carmona.

Tras la rehabilitación acometida en el templo, se puede apreciar en las bóvedas parte de la decoración pictórica original, que data de 1582.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos