Mizpirualde, cita entre generaciones

Bienvenida. Residentes, empleados del centro y autoridades locales recibieron a los 15 jóvenes y sus cuatro monitores. / MIGURA
Bienvenida. Residentes, empleados del centro y autoridades locales recibieron a los 15 jóvenes y sus cuatro monitores. / MIGURA

Hasta el día 16, quince jóvenes procedentes de la geografía estatal desarrollarán actividades matinales en el centro residencial, y turísticas y culturales por las tardes

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Su novena edición cumple el encuentro intergeneracional impulsado por el Ayuntamiento y el Gobierno Vasco en forma de campo de trabajo que es nexo de unión entre los residentes de Mizpirualde y los quince jóvenes que han decidido pasar otros tantos días conociendo la realidad de un centro residencial y la cultura de Euskadi. Ayer presentaron a los integrantes del campo procedentes de diferentes puntos del Estado como Galicia, Murcia, Madrid o Extremadura. Han venido para conocer y relacionarse con los residentes, explorar el territorio vasco y disfrutar de sus paisajes y clima.

El Ayuntamiento ha impulsado otra vez la propuesta para que mayores y jóvenes intercambien experiencias, realicen actividades y afiancen amistades.

«Los residentes disfrutan mucho del campo, están deseando que lleguen los jóvenes», apuntó Alazne Irazabal, coordinadora de la residencia, que tras la presentación oficial y la recepción en el Ayuntamiento, se encargó de desmenuzar los entresijos de Mizpirualde, donde desarrollarán actividades por las mañanas.

El campo de convivencia entre estas dos distantes generaciones se ha mostrado como una experiencia muy positiva ya que se crean vínculos de amistad entre unos y otros.

Entre las actividades que se organizan, una vez cumplido el horario en el centro asistencial de 10.30 a 12.30 horas, destacan las visitas que hacen los jóvenes a los diferentes lugares de Gipuzkoa y Bizkaia, y por supuesto Bergara.

Personas y paisajes

En la primera toma de contacto se mostraban contentos con los mayores y con lo poco que han visto del paisaje reinante en Euskadi. «Es muy diferente al de otros territorios» apuntaban las madrileñas Alba, 22 años, y Paula de 19. La primera no conocía Euskadi, y en las pocas horas que lleva, se queda con las temperaturas más agradables que las de Madrid y con el verde, «me apunté porque en mi casa también hay un persona mayor dependiente. Creo que aprenderé cosas que podré aplicar». Su compañera Paula coincidía en la motivación para acudir, «mi abuela está en una residencia. Es algo que se me hace familiar. Creo que sé como relacionarme con las personas mayores».

El proyecto impulsado por el consistorio «es todo un éxito. Algunos de los que vienen repiten y piden volver a Bergara, aunque tenemos una competencia dura de un campo similar en Lekeitio que, sin más información, parece más atractivo por estar en la costa», como destaca la técnico municipal de educación, Nagore Narbaiza.

Esta novena cita tiene un turno del 3 al 16 de julio, uno menos que los seis primeros años, por la mencionada competencia. La quincena de jóvenes, entre los que se encuentran dos con necesidades especiales, residen en el gazteleku Xabalote adaptado como albergue. Cuentan con la asistencia de cuatro monitores que llegan del programa de campos de trabajo del Gobierno Vasco. Actúan como dinamizadores del programa cultural, turístico y lúdico fuera de la residencia, donde la dirección del centro es la que programa las actividades.

Temas

Bergara

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos