Para finales de año urbanizarán la antigua parcela del Canalejas

San Antonio. Aproximadamente por la diagonal de la parcela se creará la nueva acera. / MIGURA

Diez plazas nuevas de aparcamiento y una acera transversal para San Antonio. Los sanantoniotarras en la reunión con el Ayuntamiento pidieron más estacionamientos y otras mejoras

JUAN A. MIGURABERGARA.

El Ayuntamiento ha presentado a los vecinos de San Antonio la configuración que adquirirá para finales de año la parcela resultante del derribo de los cinco bloques de viviendas en 2015, donde se encontraba el popular bar Canalejas.

Tras una primera recuperación como zona ajardinada, que no ha gustado a los residentes ni a muchos viandantes que cubren el recorrido por San Antonio de Martoko hacia Ibargarai por la mitad del verde en lugar de recorrer la acera perimetral, el Ayuntamiento se ha decidido a una renovación.

Esa realidad, más la carencia de estacionamientos en el barrio, lleva al consistorio al nuevo planteamiento e inversión, que la pasada semana dieron a conocer a los vecinos en una reunión que llenó la capacidad de la ermita.

El proyecto redactado por el estudio de arquitectura Zetabi, que desean arranque en unas semanas para estar finalizado a finales de año, según se apuntó en el encuentro, contempla incrementar la línea de aparcamientos en batería frente al Zumelaga con otras diez plazas en sentido a la rotonda. Para sustituir la eliminación de la acera exterior por los aparcamientos, se creará una nueva travesía peatonal que cruzará la parcela, más o menos, por el punto que hoy en día ya han marcado los peatones en sus recorridos diarios.

Los espacios restante quedarán como jardines, y se estudia la posibilidad de trasladar la parada de autobuses a un lateral de solar que queda dentro de la rotonda para eliminar la existente junto a los contenedores, aunque en el plano de la actuación no figura este cambio, del que sí se habló en la reunión. Coincidiendo con estas obras se realizará el pavimentado de la carretera y recuperación del paso de peatones que ya estaban previstos.

El dibujo de la nueva ordenación se encuentra a disposición de los interesados en la ermita con una vista del estado actual y otra de la futura urbanización.

En el encuentro al que acudieron la alcaldesa, Elena Lete, y el concejal, Lander Arregi, además de los autores del proyecto, las autoridades municipales «tomaron nota de un montón de sugerencias que realizamos los vecinos pero no se comprometieron a nada más que a urbanizar la parcela», señala uno de los presentes

La principal petición fue la de incrementar el número de aparcamiento ante su déficit, según los residentes. Propusieron que se habilite un parking en una parte de la zona verde que se encuentra a mano derecha en la llegada a la casas de Martoko desde San Antonio.

Otra demanda fue la de ampliar la plazoleta junto a la ermita comiendo un metro a la calzada que se puede recuperar en el otro lado de la carretera. La medida persigue disponer de mayor espacio público para las actividades de San Antonio.

Fotos

Vídeos