Una feria transformada en una fiesta

Contacto. Atadas las reses al muro del patio del Seminario, los niños tuvieron la ocasión de tocar y disfrutar de imponentes animales a muy corta distancia. /  MIGURA
Contacto. Atadas las reses al muro del patio del Seminario, los niños tuvieron la ocasión de tocar y disfrutar de imponentes animales a muy corta distancia. / MIGURA

Erramu Zapatuko Ferixia inundó por completo la jornada con propuestas para todos los gustos

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Erramu Zapatuko Ferixia se vivió ayer con toda la intensidad. Una matinal marcada por el mercado y las exposiciones de animales y artesanía, y una tarde y noche más centradas en la juerga. Los paraguas fueron compañeros en el recorrido por el ferial, pero la baja intensidad de la lluvia no logró deslucir la feria que registró mucha presencia de público, sin alcanzar la aglomeración.

El patio del Seminario con los recintos de los animales e Ibargarai con la muestra de ganado fueron el reclamo central para niños y mayores. Y entre el centenar de cabezas, un toro limousin de nombre Lur se llevó todo el protagonismo. Era tan grande que obligaba a parar e iniciar el debate de si alcanzaría la tonelada o la superaba. Su propietario Iñaki Zunzunegi, del caserío Olarte de Zumarraga, desveló el misterios que fue objeto de más de una apuesta. El semental pesa 1.400 kilogramos. Una estampa impresionante que le ha valido el título de mejor semental de Euskal Herria en el último campeonato.

Entre la animación hay quien busca el negocio ilícito, caso de los carteristas. La policía municipal recogió alguna denuncia e identificó a dos sospechosos.

Comida popular, vaquillas y fiesta hasta el amanecer despidieron el Sábado de Ramos para recibir un domingo con protagonismo del espectáculo 'Go!azen', en el Municipal a las 18 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos