El esplendor del Cristo de la Agonía tras su restauración

El Cristo de la Agonía, en su capilla./
El Cristo de la Agonía, en su capilla.

BERGARA.

Situada en una capilla bajo el coro, al lado del Evangelio, la parroquia de San Pedro alberga la que ha sido calificada como una de las mejores imágenes del barroco universal. Se trata del Santo Cristo de la Agonía, obra del escultor Juan de Mesa, uno de los grandes maestros de la escuela sevillana de escultura del siglo XVII.

La sobrecogedora expresión del Cristo agonizante y su estudiada anatomía lucen desde el pasado mes de febrero, con un aún si cabe mayor esplendor tras la restauración a la que ha sido sometida la talla en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico de Sevilla, hacia donde partió en enero del pasado año.

En carro de bueyes

El Cristo de la Agonía llegó procedente de Sevilla, sobre un carro tirado por bueyes, a la parroquia de San Pedro Apóstol en 1626, cumpliendo el encargo del bergarés Juan Pérez de Irazábal, contador del Rey.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos