Cerrado el paso por el pórtico para reparar el empedrado de Santa Marina

Pórtico. Empleados municipales desgastan, ajustan, encajan y toman las juntas entra las losas. /  B.U.
Pórtico. Empleados municipales desgastan, ajustan, encajan y toman las juntas entra las losas. / B.U.

Empleados municipales ejecutan las labores para crear una solera plana más cómoda para los peatones El Ayuntamiento cumple con el acuerdo por la cesión de terrenos en Goi Auzo

JUAN A. MIGURA BERGARA.

Algo más de un semana seguirá aún cerrado el paso por el pórtico de la parroquia de Santa Marina mientras se desarrollan las labores de mejora en la solera de losas que presentaba numerosas irregularidades, que impedían o dificultaban el paso de los peatones con problemas de movilidad.

El proceso de trabajo consiste en retirar las losas en mal estado para ser reemplazadas, coger bien las juntas para que no queden huecos, y pulir los salientes de algunas de las piedras para impedir los tropezones en un punto de paso muy concurrido. Junto al empedrado del propio pórtico, se reparará el de lo dos accesos al mismo. El mal estado de conservación del punto obligaba a mucho vecinos a rodear la entrada del templo para evitar transitar entre piezas irregulares y huecos muy peligrosos para los que tienen problemas de movilidad o llevaban calzado con tacones finos.

El pórtico, que dispone de alternativa de paso por el exterior, es un punto de mucho movimiento de viandantes al encontrarse en uno de los principales ejes peatonales que unen la parte baja del municipio con el centro, entre el puente y el nuevo paso de peatones hacia Alkabieta.

Los trabajos se desarrollan por empleados públicos y a cuenta de las arcas municipales tras el convenio que firmó la institución municipal con la eclesiástica. El Ayuntamiento asumía la labor a cambio de los 3.381 m2 que recibió en donación de la Iglesia en la carretera a San Martzial para ampliar y dar mayor visibilidad a una curva a la altura de Goi Auzo.

Los trabajos de ampliación de la curva, la anterior al cruce hacia Lamaino, consistieron en comer la ladera para abrir la vista y preparar la canalización para la recogida de las aguas pluviales. La ejecución del proyecto se adjudicó a la empresa Elurlan, S.L, por un importe de 29.040 euros. La actuación reduce la peligrosidad de un punto negro, dada las pendientes del lugar, estrechez del camino y escasa visión del sentido contrario.

El compromiso también obliga al Ayuntamiento de Bergara a asumir la limpieza de las pintadas que periódicamente aparecen en las distintas fachadas del templo de Oxirondo. Como destacan desde el gobierno local « Santa Marina es patrimonio de Bergara y el Ayuntamiento es también responsable de su cuidado, como apuntó el equipo de gobierno en el pleno municipal».

El convenio de colaboración recogía también que la mejora en la solera del pórtico, en marcha, debía realizarse antes de fin de año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos