La campaña 'Tus manos pueden salvar una vida' llega esta mañana

Curso. Técnico de DYA explica a dos niñas las maniobras. / J.A.
Curso. Técnico de DYA explica a dos niñas las maniobras. / J.A.

Cursos de reanimación cardiopulmonar de 11.00 a 14.00 en el patio del Seminario | Los especialistas de DYA ofrecen la actividad de forma gratuita, sin límite de edad y abierta a todos los interesados

JUAN A. MIGURA BERGARA.

'El día de la RCP' o de la reanimación cardiopulmonar llega hoy con el impulso de los voluntarios de DYA, que durante unas horas, y de forma gratuita, enseñarán a todos los que se acerquen las maniobras básicas de la reanimación, tan importante ante un paro cardíaco. La campaña 'Tus manos pueden salvar una vida' cumple siete años.

Tras el éxito de la edición anterior repiten esta campaña de sensibilización con la que se quiere destacar lo importante que es saber actuar ante una parada cardiorrespiratoria, ya que, como señalan varios estudios, «actuando en los 5 primeros minutos tras un paro cardiaco, se eleva la supervivencia de la persona hasta un 70%».

Destacan que la técnica del RCP es «tremendamente sencilla. Sólo son necesarios 10 minutos para asimilarla, aunque no se tenga ninguna formación sanitaria previa, y está al alcance de cualquier persona independientemente de su sexo o edad. El año pasado en los cursillos participaron incluso chavales de 8 y 9 años que adquirieron enseguida los recursos necesarios para actuar en caso de una parada».

La oportunidad de adquirir estas técnicas se da hoy de 11 a 14 horas, en el patio del Seminario, donde se instalará un puesto de la DYA, atendido por monitores titulados, que dispondrán de un muñeco que servirá para practicar y conocer el masaje cardiaco y la reanimación boca a boca.

Diez minutos

La formación se ofrece de forma gratuita, y como destacan desde la delegación bergaresa, «solo hay que dedicar 10 minutos para conocer las maniobras básicas para la reanimación. Hay que quitarse el miedo porque realmente es algo muy sencillo. Invitamos a todos los que pasen por el patio del Seminario para que se acerquen porque nunca se sabe cuándo vas a tener necesidad de reanimar a alguna persona con parada cardiopulmonar».

Las manos y la respiración son los ingredientes esenciales que puede aplicar cualquiera para «salvar una vida», como destacan los organizadores. En el puesto también habrá un DEA (desfibrilador) que requiere de otros conocimientos, y para el que se imparten cursos específicos a monitores, técnicos deportivos, profesores y otros.

De la importancia del conocimiento de estas técnicas aplicables por cualquier persona hasta que lleguen los servicios sanitarios, da idea la cantidad de paradas cardiorrespiratorias que se dan al año en el Estado. Están cifradas en 30.000, una cada 18 minutos en cualquier circunstancia y lugar.

El grupo de edad predominante entre las víctimas de las pardas se sitúa entre los 35 y 45 años, y los estudios demuestran que solo un 16% de los acompañantes tienen conocimientos en reanimación cardiorrespiratoria que amplía en mucho las posibilidad de sobrevivir a un episodio de estas características.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos