Biomasa para la calefacción de los edificios públicos de Boni Laskurain

Agorrosin. En los sótanos donde se encuentra la maquinaría de la piscina se ubicaría la gran caldera./
Agorrosin. En los sótanos donde se encuentra la maquinaría de la piscina se ubicaría la gran caldera.

Se instalaría una caldera bajo las piscinas para cubrir las necesidades. El Ayuntamiento presentará un borrador inicial al Ente Vasco de la Energía (EVE) para compartir calefacción y agua caliente

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El ahorro en el consumo de energía convencional para reducir el gasto corriente y la aplicación de criterios de eficiencia energética para caminar hacia la sostenibilidad, son algunos de los principios que han inspirado la idea de compartir entre todos los edificios sanitarios, asistenciales, educativo y deportivos asentado junto a la calle Boni Laskurain una única caldera de calefacción y agua caliente alimentada por biomasa.

El boceto de este proyecto complejo para su ejecución en la medida que implica a distintas administraciones y departamentos oficiales, y a desarrollar a medio o largo plazo para lo que se quiere lograr un consenso entre gobierno local y oposición para impulsar el proyecto al margen de los hipotéticos cambios de siglas al frente consistorio, se ha trabajado por LKS y se entregará al Ente Vasco de la Energía (EVE) para su inclusión en los programas de ayudas a la implantación de sistema alimentados con biomasa.

Básicamente consiste en una caldera alimentada por biomasa, fuente energética abundante en Euskadi que procede de los excedentes de la explotación forestal, que se podría instalar en los sótanos de Agorrosin Gunea junto a los equipos propios de las instalación deportiva. Desde allí partiría una red canalizada que suministraría agua caliente y calefacción a Agorrosin Gunea, los centros educativos San Martin Agirre, los dos edificios de instituto Ipintza, a Martinez de Irala, al centro de Aransgui, el Centro de Salud y el Hogar del Jubilado.

La situación geográfica cercana en una misma línea urbana de estos servicios, permite reunir un importante grupo de grandes consumidores de energías convencionales.

El objetivo es el ahorro de los consumos, en muchos de estos centros disponen de ayudas municipales para hacer frente a las facturas de calefacción, y a la revalorización energética de los excedentes forestales más sostenibles que otras fuentes de energía.

Iluminación ornamental

Con el mismo propósito de caminar hacia la sostenibilidad pero a un plazo mucho más corto, está la propuesta acordada en el pleno del pasado lunes para solicitar otra línea de crédito, a amortizar en diez años, por un importe de 114.000 euros para la sustitución de la iluminación ornamental de los edificios históricos y patrimoniales. La ayuda se vuelve a pedir al IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) del gobierno central. La petición se articulará, como en la anterior ocasión, a través de la Mancomunidad.

En la anterior colaboración del consistorio con el IDAE, el Ayuntamiento recibió una ayuda de 390.500 euros en forma de crédito, a los que sumó unos recursos propios de otros 123.957 euros de inversión, que están permitiendo la sustitución de 1.093 luminarias por equipos de tecnología LED, que anticipan un ahorro del 80% en los consumos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos