Aitor Zabaleta inicia la campaña de montaña 2018 con victoria en Opakua

Opakua. Zabaleta al volante de la veterana barqueta que acumula 40 años de vida. /  MATURANA
Opakua. Zabaleta al volante de la veterana barqueta que acumula 40 años de vida. / MATURANA

Con más de veinte títulos del Campeonato Vasco y su longeva Lola BMW, parte como el gran favorito El 12 de mayo buscará un nuevo triunfo en la XXVII Subida Automovilística a Gorla

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El Campeonato Vasco de Automovilismo de Montaña en la edición 2018 puso en marcha el calendario el sábado con el guión que se repite los últimos años tras la victoria de Aitor Zabaleta en la categoría de monoplazas en las rampas de Opakua. Volvió a dejar constancia de finas manos al volante y del monoplaza Lola BMW.

El bergarés establecía el mejor tiempo en la segunda manga oficial para sumar sus primeros puntos del campeonato que aspira a revalidar otra vez, «cada día hay mejores coches y pilotos que aprietan más, pero voy a dar guerra», apuntaba un conductor que a sus 56 años sigue en los virados trazados por «pura diversión» y que no tiene nada que demostrar.

Zabaleta acumula más de veinte txapelas del campeonato vasco de las que las nueve últimas han llegado de forma consecutiva tras su regreso a la competición en 2009, después de un parón de cuatro años en los que estuvo alejado de los trazados de montaña.

Su primer título del vasco-navarro data de 1988, con 26 años. Con ese historial que atesora Aitor, incluidos los Campeonatos de España de la modalidad en 1995 y 1996, parte como el rival a batir. Sigue fiel a la barqueta Lola BMW. Una reliquia del automovilismo con espectaculares prestaciones. «Conmigo este año cumple 30 años. Se la compré a Andrés Vilariño en 1988 y ya tenía casi diez años». La firma Lola de chasis, que en los 70 también acudió a la Fórmula 1, ya ni siquiera existe. «Las reparaciones las hacemos nosotros con la ayuda de la empresa Lazpiur», y respecto al motor «si todos los caballos estuvieran vivos daría unos 400, pero ahora mismo andará en 350 para un peso de la barqueta 650 kilos. Es el motor antiguo del M-3 E-30».

El poderío mecánico de la veterana Lola sufre en los últimos años el acoso de otros monoplazas que han evolucionado, incluso desde motores de motos, con potencias de 400 CV en vehículos «con 250 kilos menos que la Lola. Tienen las aceleraciones de los fórmulas».

A pesar de la presión de la competencia, en un calendario de nueve carreras, en la primera ocasión ya ha dejado constancia de ser el más rápido y cualificado aspirante a la txapela.

La competición continuará para Aitor en casa el próximo 12 de mayo. Se celebra la Subida a Gorla, la más antigua en continuidad que cumple su vigesimoséptima edición. Un trazado que Zabaleta conoce al dedillo como demuestran las 18 victorias que ha cosechado desde la primera en 1993 cuando la carrera fue puntuable para el Campeonato de España. Detrás de Gorla el campeonato sigue en Aia (2 junio), Bakio (9 junio), Udana (23 junio), Salinas (7 julio), San Miguel ( 21-22 julio), Jaizkibel (29 y 30 septiembre), y cierra Urraki (20 y 21 octubre).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos