'Agur Elementala', con la vista puesta en el traslado del próximo curso

Elemental. Un grupo de alumnos del curso 1955-1956, en el taller mecánico. / F.M.A.
Elemental. Un grupo de alumnos del curso 1955-1956, en el taller mecánico. / F.M.A.

El 9 de junio habrá una gran comida con protagonistas de sus 90 años de historia | La migración a los nuevos edificios será paulatina durante el siguiente curso académico

JUAN A. MIGURA BERGARA.

El nuevo edificio en la vaguada de la Mayc avanza a todo trapo pero no estará listo para que en septiembre de 2018 albergue a toda la masa escolar de formación reglada, alrededor de 500 alumnos, y otros tantos de los programas de formación para trabajadores en activo y desempleados. La empresa adjudicataria de la obra civil lo entregará en junio, según las bases del concurso, pero el escenario que plantean desde Miguel Altuna Lanbide Heziketa es un traslado progresivo durante todo el curso 2018-2019, «hay que equipar e instalarse. Será un proceso de meses. El próximo curso comenzará en Ibargaria, y poco a poco se realizará el traslado», apunta la directora, Josune Irazabal.

Pero mientras el buque insignia de la formación profesional en Debagoiena ultima los detalles de unas instalaciones ansiadas las dos últimas décadas, el centro de la calle Ibargarai ha iniciado la campaña de despedida, que ya ha quemado algunos capítulos como la puesta en marcha del calendario digital de la cuenta atrás hacia el día D.

El siguiente guiño llegará el 9 de junio con una comida popular el Frontón Municipal que estará abierta a todas aquellas personas que hayan cursado cualquier tipo de estudio, y todos los que hayan trabajado como docentes o personal no docente en la Elemental, denominación popular que se mantiene en el subconsciente bergarés a pesar de los esfuerzos por implantar el nombre de Miguel Altuna Lanbide Heziketa.

En esa jornada tan especial, el centro abrirá sus puertas de 12.00 a 14.00 horas para el adiós a aulas y talleres, y que los exmiembros de la comunidad escolar conozcan «el gran cambio tecnológico que se ha dado para dar respuestas a las necesidades que plantean las empresas de la comarca». Y desde las 14.30 horas la comida. Para apuntarse, en la página web www.maltuna.eus, el teléfono 943767049, o directamente en la oficina de formación no reglada y orientación del Miguel Altuna situada en la planta baja antes del 11 de mayo. El último día para abonar los 20 euros y retirar el tique de la comida es el 18 de mayo.

Nonagésimo cumpleaños

Desde que los Padres Dominicos decidieron en 1928 crear una escuela de formación profesional en el Real Seminario, heredera del centro de ingeniería que dispusieron, la villa se transformó en referente formativo de la comarca y de Gipuzkoa.

La formación profesional mahonera apaga noventa velas y en esa trayectoria los últimos 74 han residido en el edificio antiguo de Ibargarai, que tras la permuta de terreno para la construcción del nuevo pasa a propiedad de Gobierno Vasco, y desde 1965 también en el conectado por el puente, que en esta misma operación queda en manos del consistorio.

En unos meses serán historia y conocerán nuevos usos cuando culmine un proceso de 16 años desde los primeros movimientos para dotarse de un equipamiento del siglo XXI, «con espacios innovadores adaptados a su nueva metodología».

El nuevo Miguel Altuna ha costado casi 8 millones de euros desembolsados por Educación del Gobierno Vasco que sacó a concurso por 12 millones la licitación y adjudicó con una rebaja de casi un 40%.

Presenta un crecimiento notable en superficie que alcanza los 9.719 m2 en dos bloques que dobla el espacio de las actuales instalaciones.

El edificio situado hacia la carretera tendrá 3.329 m2. Dispondrá en el semisótano de un aula para 200 personas y un comedor para alumnos y profesores.

En el primer piso se ubicarán los servicios generales y aulas de reuniones, y en la planta superior estarán los ciclos formativos del área de administrativo.

El bloque en la parte trasera divide sus 6.335 m2 en espacios dedicados a aulario y taller. Las formaciones de carácter técnico dispondrán de cuatro pisos de aulas, «diseñadas y equipadas para aplicar la metodología en base a objetivos» y compartirán emplazamiento con las tecnologías de la industria 4.0. «Trabajarán de forma interdisciplinar para aplicar los marcos organizativos de las empresas en la actividad de la escuela». El recinto de los talleres ocupará 2.062 m2 con una única pared que permitirá el uso conjunto por todos los ciclos como automatismos, mecanizado, soldadura y calderería, control numérico CNC, construcciones metálicas, y además de contar con laboratorios para ensayos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos