Diario Vasco

La parada central de Ibargarai cambiará los movimientos internos

Ibargarai. Los autobuses recogerán a los viajeros en la parte delantera, donde irán las marquesinas.
Ibargarai. Los autobuses recogerán a los viajeros en la parte delantera, donde irán las marquesinas.
  • Desde el ayuntamiento esperan que las obras del bidegorri, asfaltado y cambio de ubicación de marquesinas arranquen antes de navidades

  • La reordenación coincide con las obras de la primera fase del bidegorri a Urteaga

La parada de autobuses principal de Ibargarai tiene adjudicadas las obras para la renovación de plataforma y la construcción simultánea en la trasera de un tramo del bidegorri que irá hasta Urteaga, desde el pasado mes de agosto a la empresa Asfaltados y Construcciones Morga S. L, por un importe de 144.668 euros. Lo que aún no han definido con precisión es el inicio de las labores, que el consistorio espera arranquen antes de Navidades. Las bases plantean un plazo de ejecución de cinco meses para las dos actuaciones y su desarrollo con la estación de autobuses en funcionamiento.

El proyecto está planteado como la primera fase del bidegorri que unirá Ibargarai y Urteaga, y que en este último punto en 2019 conectará con el que ejecutará la Diputación Foral de Gipuzkoa desde Antzuola.

En esta fase ya contratada construirán únicamente cien metros. Irán desde el enlace con el recorrido peatonal Agorrosin-Labegaraieta en la trasera de la parada y bajo el puente, hasta los urinarios públicos de la estación de autobuses. Tendrá una anchura de cuatro metros, y discurrirá por detrás de donde hoy en día están las marquesinas. Alcanzará cota superior con una pendiente inferior al 8%, que servirá de acceso a la parada para las personas con movilidad reducida.

Una obra de oportunidad

Esta actuación ofrece la oportunidad de reordenar la parada del transporte público, un nuevo asfaltado y pintado de la plataforma y la eliminación de algunos obstáculos. Para mejorar la movilidad interior y la seguridad a los usuarios se va a trasladar hacia atrás la torre eléctrica y eliminar la isleta ajardinada.

El nuevo diseño contempla invertir los movimientos internos de autobuses y coches, de manera que las marquesinas se trasladarán hacia adelante, más cerca de la carretera, y los autobuses entrarán a esta zona para recoger pasajeros.

Calculan una capacidad de hasta seis autobuses que saldrán en línea recta hacia Antzuola, y en las otras direcciones tras girar y acceder a la carretera, como lo hacen hoy en día. Colocarán dos líneas de marquesinas separadas para establecer dos muelles diferenciados.

Para habilitar este espacio, el estacionamiento de coches se lleva a la parte trasera y por allí se creará el acceso y tránsito de los coches que acuden a dejar o recoger viajeros, justamente al otro lado que en la actualidad.

El cambio acordado por Diputación, ayuntamiento y Lurraldebus persigue aumentar la seguridad del peatón dentro de la parada al reducir el paso delante o detrás de los autobuses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate