Diario Vasco
Prospección. Torre petrolífera captada en Agurain en 1928.
Prospección. Torre petrolífera captada en Agurain en 1928. / B.U.A.

'El Conde del Valle. Fin de una época', muestra expuesta en Aroztegi

  • Hasta el 13 de noviembre más de 70 imágenes que reflejan los años finales de XIX y las tres primeras décadas del siglo XX

'El Conde del Valle, modernidad y tradición. El fin de una época' es un valioso documento gráfico que explica la vida entre finales del siglo XIX y los años 30 del siglo XX que el Archivo Municipal ha confeccionado en formato de exposición fotográfica en base al fondo que conserva del Conde del Valle, un apasionado y pionero de esta técnica que plasmó un poco de todo.

Hasta el 13 de noviembre las paredes de Aroztegi Aretoa recogen un viaja en el tiempo estructurado en paneles temáticos que incluyen 70 instantáneas realizadas o adquiridas por el aristócrata, que residía en la palacio de Errotalde, hoy en día en la casa de cultura, y conocido popularmente como el Conde de Santa Ana por la ermita que alberga en sus jardines.

Junto a los paneles el visitantes tendrá la oportunidad de seguir en pantalla un pase de 128 imágenes, y en especial, disfrutar con cinco anaglifos, fotografías logradas con un cámara esteroscópica, y que vistas a través de las populares gafas que distribuyen en los cines se visualizan en tres dimensiones.

La exposición, como destaca desde el Archivo su responsable Aran-tzazu Oregi, «enseña la riqueza de este fondo fotográfico. La afición a la fotografía del Conde del Valle nos permite conocer distintas técnicas como los autocromos o linternas mágicas y fotógrafos de gran prestigio como Napoleón o Laurent», pero adquiere aún mayor valor como testimonio de un periodo al permitir «visualizar el fin de un tipo de vida en el que se aúnan tradición y modernidad. Este contexto se entiende mejor gracias al trabajo de investigación de Alfonso Otazu reflejado en el libro «El fotógrafo frente a la cámara y de cerca: Notas sobre el Conde del Valle (Bergara 1863 - Donostia-San Sebastián 1953)». Un volumen disponible en formado pdf en la web del Archivo, que ya suma varios títulos de investigación en base ala beca que concede.

El sustento material de la muestra llega por medio de las donaciones, que ponen en valor desde el centro de conservación y difusión, «la mayoría de las fotografías de esta fondo han ingresado en el archivo municipal por medio de donaciones particulares. Nos parece una muestra de que el archivo está en sintonía con los bergareses en el ámbito cultural y de patrimonio y de que se está haciendo un buen trabajo. Nuestra labor consiste en limpiar las fotografías, conservarlas, digitalizarlas, describirlas y ponerlas accesibles».

El disparador del Conde inmoviliza momentos en Bilbo, Madrid, París, Lekeitio, Gasteiz y sobre todo en su palacio bergarés con retratos de familiares, sus arrendatarios, servicio, amigos, políticos, militares, paisajes y bodegones y otros. La crónica de un noble que curioseaba en la modernidad y la tecnología.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate