Diario Vasco

El gobierno aprueba subir el IPC los impuestos municipales de 2017

Piscinas. El precio de las cuotas de este servicio fue la mayor discrepancia de la sesión plenaria.
Piscinas. El precio de las cuotas de este servicio fue la mayor discrepancia de la sesión plenaria. / MIGURA
  • La oposición de EH Bildu e Irabazi votó en contra al no compartir, en especial, el precios de los cursos y del carnet de las piscinas

  • En el caso particular de Agorrosin Gunea las tarifas se incrementarán un 1%

Los precios públicos, tasas e impuestos municipales de 2017 conocerán un incremento del IPC tras el apoyo en la sesión del lunes del PNV y PSE a las nuevas Ordenazas Fiscales con ocho votos, frente a los siete de la oposición integrada por EH Bildu e Irabazi que no apoyaron la norma.

Para la gran mayoría de categorías la subida será del Índice de Precios al Consumo (IPC) siempre que éste sea positivo ya que en caso contrario se congelarían los impuestos. El IPC que tomarán como referente será el interanual de octubre de 2015 a octubre de 2016, una cifra que todavía se desconoce y se hará pública en noviembre.

El gobierno municipal (PNV y PSE), apunta en el documento, para dar una pista, que el interanual de septiembre 2015-2016 ha sido 0,2% a nivel del Estado, y como señaló el concejal de Hacienda, Ander Alberdi, «el de octubre esperamos que sea algo parecido».

Por esta pequeña variación, se verán afectados los impuestos de la contribución urbana, actividades económicas, impuesto de circulación, plusvalías, el de obras y construcciones, ocupación de suelo, basuras, agua, cementerio, alcantarillado, mercado, cursillos, servicios de pago y otros.

La propuesta, que ahora abre un periodo de alegaciones de un mes a la espera de su aprobación definitiva, llegó a la sesión del lunes con cierto grado de consenso tras un proceso en el que, como apuntó la alcaldesa Elena Lete «se han buscado las aportaciones de los partidos de la oposición». Algo que se reflejó en algunos epígrafes de la relación de impuestos, con especial incidencia en las bonificaciones, con consensos y aportaciones desde la oposición.

Pero la sintonía no era para tanto porque no se logró el apoyo unánime. La principal discrepancia fueron los precios de los cursos y abonos de las piscinas, y como apuntó Leire Iruin, desde EH Bildu, en sus 8 últimos años de gobierno no recibieron aportaciones desde la oposición como hacen ellos ahora.

Rebaja a mayores de 65 años

Agorrosin Gunea es excepción en la norma, ya que el gobierno ha decidido aplicar un 1% de incremento y subir el recargo que pagan sobre la tarifa los no empadronados en la villa del 25% al 30% para 2017. También han ampliado los supuestos para bonificaciones atendiendo a situaciones económicas, y como novedad, un descuento del 25% para los mayores de 65 años por el uso del servicio de la apertura hasta las 16.00, y durante los domingos.

Desde EH Bildu, Leire Iruin y Agurne Barruso, mostraron el desacuerdo «ese 1% en realidad es un 21% si tenemos en cuenta la subida del año pasado del 20% que tanta reacción y malestar generó entre los vecinos. Nuestra propuesta era bajar un 10%».

Apuntaron que dudaban que la subida del 20% aplicada en 2016 fuera a reducir el déficit del servicio como anunció el gobierno en 2015, «como avisamos ha habido bajas de socios. Unos 300 abonados menos que suponen sobre un 8%. Lo que impide que se pueda plantear, como se argumento, reducir en 180.000 euros el déficit anual». Además defendieron la necesidad de un precio social para ese tipo de servicios que «pueden ser deficitarios».

Desde el gobierno la réplica se centró en que las cifras se verán cuando llegue el momento de debatir el presupuesto municipal, y que en el número de entradas en el entorno de la instalación no se han dado descenso significativos, como señaló la alcaldesa.

Por su parte, Aiert Lizarralde, de Irabazi, propuso separar el precio en el carné de Agorrosin Gunea, el servicio de piscina y el de gimnasio, «es una forma que reduce el precio de la tarifa y que se adecua a los usuarios. Puede servir para recuperar socios que se han dado de baja o para añadir nuevos».

El pleno de dos horas y media se cerró con la votación general del presupuesto, pero antes se dieron las parciales a las enmiendas presentadas por Irabazi. Rechazadas sistemáticamente con el voto del gobierno que en algunos casos contó con el apoyo de EH Bildu.

Lizarralde pidió eliminar la tasa de alcantarillado al centenar de viviendas que no tienen conectadas las aguas fecales a los colectores de la depuradora, bonificaciones impositivas a los comercios que sustituyan las bolsas de plástico por las de papel, la eliminación de impuesto de obras del 5% para las construcciones de carácter sostenible, y descuentos a productores ecológicos, entre otros cambios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate