Diario Vasco

'Dolomitas', una selección de Benito Cantero expuesta en Nahikari

Dolomitas. Uno de los paisajes que atraen como un imán al fotógrafo.
Dolomitas. Uno de los paisajes que atraen como un imán al fotógrafo. / BENITO CANTERO
  • Senderos imposibles, paredes verticales, naturaleza salvaje y espacios que quitan el aliento componen un paraíso para la fotografía

  • El fotógrafo local muestra su amor confesado por estas montañas italianas

La belleza de la naturaleza y la presencia del hombre minimizado en esa inmensidad, son las sensaciones que ofrece al público la muestra fotográfica 'Dolomitas' que cuelga hasta este domingo en Nahikari el fotógrafo y montañero bergarés Benito Cantero.

Como reconoce el autor la exposición, con tres decenas de instantáneas, es una selección «es un pequeño fragmento de las miles de fotografías realizadas en las cuatro veces que he estado en las Dolomitas. Hay quien dice que son las montañas más bellas del mundo. Yo no me atrevo a tanto, lo que si puedo afirmar es que sobrecogen y atraen como un imán. Es un lugar que me ha hechizado como ningún otro con senderos imposibles, paredes verticales, naturaleza salvaje y espacios que quitan el aliento, unido a una climatología impredecible, hacen de ellas un paraíso para practicar deporte y fotografía».

Cantero disfruta de sus dos grandes aficiones, «muy joven descubrí mi pasión por la fotografía. Tenía 16 años, una cámara prestada colgando del cuello y el Pirineo ante mis ojos. Desde entonces, no concibo una salida al monte sin llevarla conmigo aunque sea una humilde cámara compacta».

Un autodidacta formado entre cientos de libros de fotografía para aprender la técnica, en un intento de conseguir una sólida base sobre la que evolucionar, «no se si el fotógrafo nace o se hace. Lo que si se es que hay que trabajar mucho, muy duro y a largo plazo para conseguir resultados notables».

Benito, reconocido y premiado autor, después de dirigir el objetivo de su cámara a infinidad de temáticas, se decantó ya hace tiempo por «la fotografía de montaña, naturaleza y deporte son la base de mi obra actual». Siempre intentas transmitir en imágenes «lo que sientes cuando estás realizando una fotografía, aunque no es tarea fácil. El misterio de un bosque de hayas bajo la niebla, el frío cuando una tormenta de nieve azota o el miedo a estar colgados de una pared es difícil de explicar en una fotografía, cuando no imposible».

A lo largo de los años, ha recibido e impartido una gran cantidad de cursos, participado en muchos concursos y ha sido jurado en otros tantos, algunos de categoría internacional. Entró en la sección de fotografía del grupo montañero Pol-Pol en el año 1987 y fue socio fundador del Pol-Pol Argazki Taldea y de Arizondo Argazkizale Elkartea. También es socio de la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa y de las Federaciones Vasca y Española de fotografía.

En su palmares destacan en 1998 el premio de Artista de la Federación Internacional de Arte Fotográfico, en 2007 el galardón ACEF (Artista de la Confederación Española de Fotografía) o en 2009, la distinción de Excelencia de la Federación Internacional de Arte Fotográfico.