El Ayuntamiento de Vitoria garantiza una solución para las familias desalojadas de Santo Domingo

Humedades en la pared del número 40 de la calle Santo Domingo. /  I.A.
Humedades en la pared del número 40 de la calle Santo Domingo. / I.A.

«Ninguna se va a quedar en la calle y el lunes cuando se cumpla el plazo van a disponer de una alternativa», aseguran desde el Consistorio

DV VITORIA.

El Ayuntamiento de Vitoria aseguró ayer que va a garantizar una solución a las alrededor de diez familias que van a tener que dejar sus casas mañana tras ordenarse el desalojo de dos portales en la calle Santo Domingo por «peligro de derrumbe». «Ninguna se va a quedar en la calle y el lunes cuando se cumpla el plazo van a disponer de una alternativa», indicaron fuentes del Consistorio vitoriano, que explicaron que a lo largo de este fin de semana se van a reunir con las familias afectadas para buscar una solución a cada caso.

El pasado jueves, el área de urbanismo del Ayuntamiento de Vitoria ordenó dar un plazo de 72 horas a los vecinos de los portales de los números 40 y 42 de la calle Santo Domingo, en el Casco Viejo, para desalojar sus viviendas tras constarse que existe «peligro de derrumbe» dado el mal estado en el que se encuentran éstas.

El Ayuntamiento recuerda que ya en abril ordenó a ambas comunidades de propietarios que debían abordar un proyecto para la consolidación de la estructura de ambos edificios y que incluso se prohibió el uso de varias plantas.

El pasado jueves la arquitecta municipal visitó ambos edificios y constató que toda la estructura dañada «continúa deteriorándose» y elaboró un informe que remitió al área de Urbanismo en el que se concluía que existía «peligro de derrumbe». Por ello, planteaba el desalojo completo de ambos edificios «en un plazo no mayor a 72 horas».

A la vista de ese informe, la concejala de Urbanismo, Itziar Gonzalo, dictó ese mismo día una resolución en la que ordenaba el desalojo de los dos portales en el plazo «improrrogable» de 72 horas. En su escrito, constaba que los propietarios no habían cumplido con «el deber de conservar sus edificios» e instaba de nuevo a las comunidades de propietarios de ambos portales a presentar en el plazo de un mes un proyecto de consolidación de las estructuras dañadas y a llevar a cabo las obras.

Si esto no sucede, el Ayuntamiento de Vitoria podrá adoptar dos medidas: ejecutar subsidiariamente las reparaciones e imponer «hasta diez multas coercitivas con periodicidad mínima mensual» con un importe cada una de 1.200 euros, que es el 10 % del coste estimado por la arquitecta municipal de las reparaciones que se tienen que acometer (12.000 euros).

Desde la oposición, el grupo municipal de Podemos recordó ayer en una nota que llevan meses advirtiendo del peligro de derrumbe de estas viviendas y emplazó a compaginar medidas urgentes con una plan de intervención integral. También denunciaron que en este caso ha existido «nula previsión para el realojo» y «descoordinación» entre los servicios del Ayuntamiento. Una crítica que también hizo la plataforma Kaleratzeak Stop Desahucios que censuró la «falta de sensibilidad» del departamento de Urbanismo ante familias «vulnerables» con «carencia de recursos».

Fotos

Vídeos