Turismo en el corazón de Euskadi

Kontzezino. Una de las puertas de la villa amurallada medieval. / K.O.
Kontzezino. Una de las puertas de la villa amurallada medieval. / K.O.

Arrasate quiere activar su pulso turístico con el primer plan estratégico del sector. El turismo verde, la 'isla medieval de Arrasate' y el patrimonio industrial y cooperativista son sus principales ejes

KEPA OLIDEN ARRASATE.

El turismo podría dejar de ser una de las asignaturas pendientes en el municipio. El Plan Estratégico de Turismo elaborado por Ikertalde para el ayuntamiento diseña un nuevo modelo de gestión turística adaptado a las necesidades y peculiaridades de Arrasate.

La villa, que ya fue meca del turismo aristocrático de balnearios durante el siglo XIX, se esfuerza ahora por recuperar el perdido pulso turístico poniendo en valor sus atractivos para el siglo XXI: turismo verde, casco histórico, experiencia cooperativa y patrimonio industrial... son algunos de los ejes sobre los que pivota el recién presentado Plan de Turismo de Arrasate. El objetivo no es otro que reportar beneficios a la economía local 'vendiendo' los encantos que esconde este rincón enclavado en el corazón de Euskadi, como resaltaba el concejal de turismo Víctor Fuentes (PSE-EE).

Recursos turísticos

No le faltan recursos turísticos a Arrasate y comarca. Al igual que las vecinas localidades de Oñati y Bergara han sabido promocionar los suyos, Arrasate está en condiciones de ofertar su espacio histórico-monumental (casco histórico con sus edificios monumentales civiles y religiosos, además de barrios rurales con identidad propia); su patrimonio inmaterial-cultural (calendario festivo popular, etnografía y artesanía y gastronomía); su patrimonio industrial (historia de la industrialización y cooperativismo), y su naturaleza y turismo activo (parques y montes, espeleología, rutas de senderismo y de BTT, eventos deportivos...).

Las infraestructuras turísticas existentes se concretan en 283 establecimientos de comercio minorista, y 117 establecimientos hosteleros, entre los cuales se distinguen 26 restaurantes y puestos de comida y 91 bares. En cuanto al alojamiento hay una oferta variada compuesta de tres hoteles, dos pensiones y un agroturismo que, aproximadamente, representan una capacidad de alojamiento de 161 pernoctaciones por día.

Existen empresas dedicadas al turismo y ocio, como la empresa Menditxik que ofrece ascensiones de montaña, barranquismo, rutas con raquetas y travesías, así como diversos cursos en distintos puntos de la geografía vasca y del Estado.

De lo que la villa carece es de una oficina de turismo o punto de información propio. El visitante tiene que recurrir a la oficina comarcal.

El Plan de Turismo de Arrasate plantea una serie de acciones en los distintos eje estratégicos.

Con respecto al turismo verde, plantea «vincular y orientar las actividades de desarrollo en este campo con las opciones de explotación de turismo activo que pueda ofrecer el municipio. Actividades que apuntan hacia distintas alternativas de paseos de montaña (visitas a la minas de hierro de Udalatx; o las trincheras de Muru; de espeleología (cruce de Kobahandi y subida a la entrada de Leze-Txiki); multiaventura (Tirolina, escalada...); circuitos de BTT; travesías 'nordik walking' u otros. Del mismo modo, surgen actividades conexas, no tanto con el turismo verde, pero sí con el turismo activo, como son las actividades deportivas y la necesidad de instalar un espacio de caravanas».

La denominada 'isla medieval de Arrasate' es otro de los focos turísticos a poner en valor mediante acciones relativas a relato y recorridos, señalética, animación por contraste, juegos interactivos, visitas guiadas, apps y códigos QR y acondicionamiento progresivo de elementos.

Cooperativismo

El proyecto tractor o motor turístico del plan lo constituye la 'Experiencia Cooperativa'. Su puesta en valor y formalización como recurso turístico constituye la baza estratégica de Arrasate para convertirse en un actor representativo de este sector. Una experiencia cooperativa que sin embargo sirve para remontarse a la gloriosa historia de la metalurgia y la siderurgia de Mondragón, que hunde sus raíces en la Edad Media y aun más atrás.

Algunas de las acciones clave en la promoción de este aspecto pasarían por constituir un proyecto público-privado e impulsar un turismo experiencial «sostenible e inteligente» del cooperativismo dirigido a diferentes segmentos o públicos: cooperativistas del mundo y visitantes movidos por la experiencia social, y el turista general con cierta sensibilidad en estos temas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos