Las secoyas más altas de Gipuzkoa

Topógrafas. Irantzu y María toman medidas a las dos secoyas de la imagen. La de la izquierda se alza hasta los 45,42 metros. / OLIDEN
Topógrafas. Irantzu y María toman medidas a las dos secoyas de la imagen. La de la izquierda se alza hasta los 45,42 metros. / OLIDEN

Los cuatro ejemplares que crecen en Monterrón sobrepasan los 40 metros de altura. Una medición efectuada ayer por encargo de Arrasate Zientzia Elkartea atribuye 45,42 metros a uno de los ejemplares

KEPA OLIDEN ARRASATE.

La oñatiarra Irantzu Mugarza y la arrasatearra María López de Bergara, topógrafas de una conocida firma de ingeniería local, midieron ayer dos de las secoya del parque de Monterrón, cuya altura faltaba por conocer con exactitud. Por encargo de Arrasate Zientzia Elkartea (AZE), ambas topógrafas, con ayuda de una 'estación total', anotaron los ángulos y distancias de las dos secoyas que crecen en las inmediaciones del antiguo estanque. Se trata de dos soberbios ejemplares que, a falta de confirmación, podrían pertenecer a la especie 'sempervirens' y que descollan sobre la foresta del parque según se accede por la parte de Markoetxeberri.

Los cálculos de la topógrafas cifraron en 45,42 metros la alzada de la secoya situada más cerca del camino. Unos pocos metros más arriba crece otro ejemplar hermano al que también le tomaron las medidas. Pero el resultado aún no se ha dado a conocer. No obstante, Antón del Campo conjetura que «también andará por los 40 metros».

A la espera de este último dato, no resulta aventurado anticipar que Monterrón reúne un auténtico póker de secoyas de más de 40 metros. Una colección que granjea al parque arrasatearra un lugar de honor como el jardín botánico que concentra las secoyas más altas de Gipuzkoa.

'Reina' de Monterrón

La secoya que ayer arrojó un altura de 45,42 metros 'amenaza' la posición dominante de la 'reina' de Monterrón, que no es otra que la secoya 'sempervirens' que crece cerca de la entrada principal al parque y cuyo tronco está protegido por un barandado perimetral. Es el árbol más alto del parque con sus 45,60 metros. Su alzada fue calculada por Juan Mari Osinaga en la medición que efectuó en febrero del año pasado. El aparejador jubilado y miembro de AZE zanjó con datos el debate acerca de cuál era la secoya más alta del parque. La creencia popular afirmaba que la más alta era la que tiene la lápida de Pakito Arriaran a sus pies. Pero esta secoya de la variedad 'gigantea' resultó ser 5,10 metros más baja que su compañera situada al otro lado del anfiteatro. La 'gigantea', paradójicamente, es la más pequeña con sus 40,50 metros. Sin embargo, ostenta el récord en grosor de tronco, 7,18 metros (a un metro del suelo) frente a los 6,50 metros que mide la secoya de la barandilla.

Pero la pugna por la altura de estos árboles continúa. Decía Del Campo que, a sus 150 años de edad, son ejemplares aún en crecimiento, y que continúan creciendo a un ritmo de 30 centímetros de media al año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos