El primer tren monorraíl suspendido de China lleva la firma de LKS

Guiño. El diseño emulando al oso panda ha sido todo un acierto en un país que ama a los pandas. / LKS
Guiño. El diseño emulando al oso panda ha sido todo un acierto en un país que ama a los pandas. / LKS

El Panda Sky Train de la ciudad de Chengdu ha sido un hito empresarial y constructivo para LKS DiaraDesign

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Revistas profesionales del sector del diseño industrial, la arquitectura y la tecnología como 'Experimenta' se hacen eco de todo un hito empresarial y constructivo protagonizado por la firma arrasatearra LKSDiaraDesign en el ámbito internacional. La división de diseño del Grupo LKS diseñó y desarrolló el primer tren en suspensión inaugurado en China, concretamente en la ciudad de Chengdu. Ha sido bautizado como Panda Sky Train y su estética y diseño emulan al oso panda autóctono de la región de Sichuan.

El proyecto se remonta a 2016 y fue encabezado por la firma china CRRC, considerada la mayor fabricante de trenes del mundo. En el reducídisimo plazo de tres meses de arduo e incesante trabajo, LKS lograría completar uno de sus proyectos más ambiciosos. «Con esta ingeniosa decoración, los diseñadores de la firma arrasatearra han sabido ganarse la simpatía y el afecto de los ciudadanos al representar con gracia la figura de esta animal tan querido por todo el país» escribe la doctora Pilar Mellado en la revista 'Expermenta'.

Con baterías

El Panda Sky Train fue inaugurado en otoño de 2016 con dos vagones con capacidad para 200 pasajeros y un recorrido de prueba de 1,25 kilómetros. Este tren suspendido opera a una velocidad de hasta 60 kilómetros por hora y se mueve con la ayuda de sus baterías de litio, que duran 4 horas. Estas o bien se recargan durante el estacionamiento en cada una de sus paradas o se pueden reemplazar en tan solo dos minutos. Esto convierte al Panda Sky Train en el primer tren en suspensión que funciona con energía eléctrica.

China es, tras Japón y Alemania, el tercer país en incorporar este medio de transporte que, según los expertos, es más económico y de construcción más rápida que metro y tranvía, y ocasiona un menor impacto medioambiental. Solo se tardan meses en tender docenas de kilómetros de este raíl aéreo.

La doctora Mellado añade además en su artículo que, además del ahorro de costes que reporta, esta tecnología hace posible operar con curvas y gradientes más pronunciadas que el metro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos