Prevención en la noche de Maritxu

Prevención. Educadores de Ai Laket, con la técnico municipal y la concejala Amaia Azpiazu. / OLIDEN

Educadores de Ai Laket se dirigirán a las cuadrillas que hacen botellón en la calle

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Con peluca y empujando un carrito. De esta guisa saldrán los educadores de Ai Laket durante la tarde-noche de Maritxu Kajoi para dirigirse a las cuadrillas de jóvenes que hacen botellón en la calle. El disfraz les ayuda a romper el hielo con estos jóvenes que consumen alcohol en la vía pública, para que «no piensen que somos policías». Los voluntarios de Ai Laket no vienen ni a prohibir ni a abroncar a los jóvenes bebedores, sino a interesarse por ellos y explicarles qué pueden hacer para prevenir y aminorar los perjuicios del consumo excesivo de alcohol. «Les proporcionaremos información pero también agua y algo de comer, así como vasos para ayudar a dosificar mejor la ingesta y bolsas de basura donde depositar y recoger los vidrios y otros residuos».

Será la primera vez que el proyecto 'Botiltzarra' (botellón en euskara) llega a Arrasate. Y lo hará en la jornada alcohólica por antonomasia: la fiesta de Maritxu Kajoi.

Tres parejas de educadores de Ai Laket recorrerán las calles del centro urbano durante 5 horas para entablar relación con las cuadrillas que están de botellón. Esta experiencia, que llega a Arrasate con la 'bendición' del área municipal de prevención, se ha experimentado anteriormente en localidades como Zarautz o Tolosa.

Los educadores de Ai Laket son viejos conocidos en Arrasate. Llevan nada menos que 14 años con el 'testing' de drogas que instalan junto a Monterrón cada noche de San Juan y de Maritxu. Además este año han lanzado otro proyecto, bautizado 'Lonjalaket', y dirigido a los locales de jóvenes que hoy por hoy tanto se prodigan. Entre mayo y junio han logrado entablar amistad con 3 de estos locales, brindando su labor educativa y preventiva a 37 jóvenes con una media de edad de 16 años. Drogas, sexualidad y otros muchos temas que inquietan a los adolescentes son abordados en estos encuentros que los propios interpelados, a través de encuestas voluntarias y anónimas, valoran con un sobresaliente 9 sobre 10.

Pero sin duda el servicio más conocido y demandado de la asociación Ai Laket es el servicio de 'testing' que año tras año instalan abordo de una furgoneta estacionada al lado de Monterrón. Sólo en la última noche de San Juan atendieron a 211 consultas por parte de jóvenes y realizaron 25 análisis químicos de sustancias de forma anónima, confidencial y gratuita. En su mayoría correspondían a cannabis pero también examinaron algunas dosis de cocaína, éxtasis y anfetamina, en casi todos los casos adulterada con otras sustancias.

Fotos

Vídeos