Un policía municipal que iba a requisar un pitbull es mordido por el dueño del perro

ARRASATE.

Un policía municipal que iba requisar un perro de raza pitbull recibió varias mordeduras en el brazo que le propinó el dueño del perro. Los hechos ocurrieron varios días atrás en las inmediaciones de la parada de autobuses de Garibai cuando una pareja de agentes de la guardia urbana sorprendieron a este varón pasando con el perro.

Sabedores por actuaciones previas de que este hombre carece de permiso para posee un perro de raza pitbull, se dirigieron a él para confiscarle el can. Pero el pitbull, a diferencia del dueño, «no mostró ninguna agresividad cuando el policía municipal echó mano de la correa con la que el dueño paseaba a su perro» explicaron fuentes de la Policía Municipal. El dueño del perro, sin embargo, la emprendió a mordisco en brazo contra el agente que trataba que arrebatarle el perro. Su agresividad fue en aumento y agredió también a golpes al segundo agente.

Como consecuencia de este ataque, los dos policías municipales han permanecido de baja durante varios días. Los hecho se han conocido a través de una nota emitida por el comité de empresa del ayuntamiento en solidaridad con los dos trabajadores agredidos.

Ante estos hechos, el comité afirma que el gobierno municipal «también tiene su cuota de responsabilidad por no haber evitado que alcanzaran tal gravedad». Al parecer, el ayuntamiento no habría adoptado ninguna medida ni impuesto ninguna sanción a este persona pese a saber que poseía un pitbull. Por ello, desde el comité de empresa solicitan que se «adopten las medidas necesarias para hechos de estas características no vuelvan a repetirse».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos