Piden a Lakua que cumpla su parte en la financiación de Arrasate Musikal

Pensionistas. Karmele Iparragirre denunció en el pleno la «miseria» de las pensiones de viudedad. /  K.O.
Pensionistas. Karmele Iparragirre denunció en el pleno la «miseria» de las pensiones de viudedad. / K.O.

Todos los grupos políticos secundan la moción de los jubilados en demanda de unas pensiones dignas

KEPA OLIDEN ARRASATE.

El Pleno Corporativo ha solicitado al Gobierno vasco que cumpla su parte en la financiación de Arrasate Musikal. Lakua elude costear el tercio que le corresponde escudándose en que no se trata de una escuela de titularidad pública, pero el ayuntamiento, en una declaración institucional secundada por la unanimidad de los grupos políticos municipales, le recuerda que «se puede aplicar la lógica del 1/3 en el caso de una escuela de música con una tradición de 40 años, participación directa del ayuntamiento y con un presupuesto público de 2/3».

Las escuelas de música se han financiado históricamente por tres vías: un tercio el ayuntamiento, un tercio el Gobierno vasco y un tercio los usuarios. Pero esta fórmula no se está cumpliendo en Arrasate «desde hace al menos 11 años» constataba el portavoz de EH Bildu Eneko Barberena. Como consecuencia de la infra financiación de Lakua, que ronda el 20%, el ayuntamiento debe desembolsar más de lo que le corresponde, y al final son los usuarios y familias quienes asumen un 40% de sobrecarga económica. «En 2016 dicha sobrecarga fue del 44%» aseguró Barberena. Y recordó que al Gobierno de Gasteiz le correspondería abonar 100.000 euros más para cumplir su compromiso.

Cientos de jubilados abarrotaron el salón de plenos en apoyo a la moción presentada por la Plataforma de Pensionistas de Arrasate en demanda de pensiones dignas. Previamente a la votación de la misma, varios asistentes tomaron la palabra. Karmele Iparragirre y Sagrario López hicieron hincapié en la «miseria» de las pensiones de viudedad y denunciaron que «no haya dinero para pagar unas pensiones dignas y sí para rescatar a los bancos».

José Riviere, presidente de Agijupens, resaltó que «no nos jugamos solo nuestro presente, nos jugamos nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos».

Con el respaldo unánime del pleno, el ayuntamiento aprobó la demanda de una pensión mínima de 1.080 euros y vincularla a la subida del IPC anual y que, si lo rechaza el Gobierno central, el Gobierno vasco «garantice con un complemento de la pensión mínima hasta alcanzar los 1.080 euros hasta que no se traspase la competencia de la Seguridad Social».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos