La oposición censura la actitud de PNV-PSE en el debate presupuestario

Oposición. Juan Luis Merino (Irabazi), Eva Abuin (Baleike) y Eneko Barberena (EH Bildu). /  OLIDEN
Oposición. Juan Luis Merino (Irabazi), Eva Abuin (Baleike) y Eneko Barberena (EH Bildu). / OLIDEN

Solicitan una «mínima voluntad de acuerdo» después de que hayan desestimado 94 de las 95 enmiendas presentadasTildan de «denigrante» la manera de tratar las propuestas de Bildu, Baleike e Irabazi

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Los tres grupos políticos de la oposición -EH Bildu, Baleike e Irabazi- han afeado al gobierno del PNV-PSE los «modos y las formas con las que se ha trabajado el proyecto de presupuestos para el ejercicio 2018». Unas cuentas que en su opinión «vuelven a dar la espalda a gran parte de la ciudadanía de nuestro pueblo».

Los grupos opositores denunciaron el «retraso en la presentación de la totalidad de la documentación necesaria del proyecto de presupuestos para analizarla adecuadamente, cosa que viene siendo habitual, ya que con los presupuestos anteriores se actuó de un modo similar».

EH Bildu, Baleike e Irabazi censuraron asimismo que en «ningún momento ha pretendido el equipo de gobierno del PNV-PSE debatir seriamente las propuestas» de los tres grupos de la oposición.

La mayoría que ostentan PNV (8) y PSE (3), con 11 de los 21 corporativos, salvaguardó la aprobación del Presupuesto 2018 y dejó en papel mojado las enmiendas a la totalidad presentadas por EH Bildu, Baleike e Irabazi así como las 95 enmiendas parciales planteadas entre los 3 grupos.

En este sentido, la oposición tildaba de «denigrante» la manera de tratar las propuestas de los tres grupos de la oposición. «Desde un primer momento se nos dejaba claro que no se iba a aceptar ninguna tal cual se planteaban. Bueno, para ser exactos, se ha aceptado una enmienda de 95» rectificaban.

EH Bildu, Baleike e Irabazi lamentaban la actitud del gobierno del PNV-PSE al rechazar unas propuestas «que serían enriquecedoras para el proyecto de presupuestos y, más importante aún, beneficiosas para el conjunto de la ciudadanía de Arrasate».

Así, enumeraron algunos ejemplos de propuestas que han sido desestimadas, como el rescate ciudadano, la recuperación social de edificios y propiedades municipales, ayudas al alquiler para colectivos desfavorecidos, o el servicio de actuación en casos de desahucio de primera vivienda. «Podemos concluir que con este presupuesto la que ha perdido no ha sido la oposición, sino toda la ciudadanía de Arrasate» leyó el concejal de Irabazi Juan Luis Merino. Este edil recordó que EH Bildu, Baleike e Irabazi suman 10 escaños en el ayuntamiento -uno menos que el gobierno PNV-PSE- pero «aglutinamos 100 votos ciudadanos más que ellos».

A este respecto, el portavoz de EH Bildu Eneko Barberena apostillaba que «aprobar el presupuestos con el rodillo de los 11 votos a mí me daría vergüenza», y recordó que el gobierno PNV-PSE «no es novato y en el pasado ha mostrado más voluntad negociadora». El año pasado, sin ir más lejos, «nos abstuvimos (en la votación del presupuesto) porque hubo una voluntad negociadora que ahora no ha habido».

Voluntad de acuerdo

La oposición pide al gobierno municipal que en el proceso de elaboración de presupuestos del 2019 «respete tanto plazos como requerimientos de documentación para trabajar de un modo apropiado» y asimismo solicitan que «si se va a sentar a hablar con la oposición, no sea por puro trámite, sino porque haya una voluntad mínima de acuerdo».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos