Nathy Peluso fusionará géneros y sonidos con una cuidada estética

Ochentera. Una de las estéticas que cultiva es la de los años 80./
Ochentera. Una de las estéticas que cultiva es la de los años 80.

La música argentina, artista revelación 2017, actuará el sábado 21 en el Amaia Estará teloneada por el rap en euskara de los guipuzcoanos Nizuri Tazuneri, un proyecto TRAP creado por Norzzona y Fani

ARRASATE.

Nathy Peluso es una artista multidisciplinar; su base, su raíz, es la música negra... criada entre el swing, el jazz, el blues y el teatro; desde ramas más ancestrales, ya sean ritmos africanos, o simplemente un bomboclap... Nathy Peluso es música, y el público arrasatearra tendrá ocasión de deleitarse escuchándola en el concierto que ofrecerá el próximo sábado 21 en el Amaia an-tzokia (20.00 horas; 7 euros) dentro del programa Gaztemaniak.

Lo hará teloneada por una banda guipuzcoana de rap; Nizuri Tazuneri (Donostialdea, 2014) es un proyecto de musika TRAP creado por Norzzone y Fani jóvenes veteranos de la escena rap de Euskal Herria. Cuentan con dos trabajos publicados; 'Japanesence' (2014) y 'Musika ala hil' (2017), ambos en euskera. Este ultimo trabajo en compañía de productores locales como el colectivo de beatmakers DNG, Eguzkiaren semea, Kriminesku y Maisha MC. Innovación y tradición son los ejes vertebradores de un proyecto fresco cuyo directo no deja a nadie frío.

Nathy Peluso nació hace 22 años del vientre de su madre cantando una versión sandunguera de 'Love me or leave' me por Nina Simone. Vino al mundo en Argentina. Lleva toda la vida dedicada apasionadamente a la música. Ha sido muy nómada, pero lo único que siempre permanece en su vida de verdad es su familia y la música. Pasó por un coro clásico durante muchos años y se mimetizó en varias ramas distintas de la música que finalmente siempre hizo suyas. Se crió escuchando a Ray Charles, a Caetano Veloso, a Serú Giran o Atahualpa Yupanqui.

Está tan nutrida de tanta música, tan diferente, que su filtro abarca una inmensidad de propuestas y eso es lo que más le gusta.

La música era su vía de entretenimiento y así comenzó a grabar covers en Youtube. Poco a poco llegó al hip hop y se apoderó de él: lo hizo concreto y flexible, bailable, con letras abstractas, mágicas y de bases originales; sintetizadores, buenos bajos y samples vocales. Como ella misma declara «con el tiempo pretendo crear una nueva vanguardia musical, poco a poco iré conformándolo. Lo único que quiero de verdad es hacer música de calidad».

Sus letras son pura conceptualización de puntos focales de los que parte y le ofrecen un mundo de vocabulario. Le encanta construir visualmente; escribe en base a imágenes que se imagino.

Le encanta aportar la textura a los sonidos y a las palabras en su imaginación; de ahí derivan sus canciones.

Acompañando esta seductora fusión de géneros y sonidos nos encontramos con la guinda del pastel: lo visual. Imágenes con una estética de los ochenta, maquillaje, frutas tropicales, uñas de gel y argollas. O no: bosques sobrios, lagos y vestidos largos. En cualquiera de las propuestas hay personalidad y enormes dosis de pasión. Hay que darle al play para descubrirla y hacerse adicto.

Su incursión en el mundo de la música contemporánea ha supuesto una revolución en el panorama actual. Tanto es así que diferentes medios de comunicación (Noisey, Beatburguer, Tentaciones, La Vanguardia...) la han calificado ya como artista revelación del 2017.

Fotos

Vídeos