Municipalizar la limpieza sí o no

Zerkaostea. Un operario de Cespa a los mandos de una barredora limpia en el casco histórico. / OLIDEN
Zerkaostea. Un operario de Cespa a los mandos de una barredora limpia en el casco histórico. / OLIDEN

El consistorio debate asumir este servicio después del informe redactado por LKS. El estudio sostiene que el servicio se encarecería y avisa de que los operarios tendrían que superar un concurso-oposición

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Municipalizar el servicio de limpieza «saldría 200.000 euros más caro y podría dejar en la calle a prácticamente toda la plantilla de Cespa». Son los dos principales escollos que Óscar García extrae del informe elaborado por los consultores de LKS. El concejal socialista de servicios, mantenimiento y barrios solicitó en su día un estudio técnico para determinar las ventajas e inconvenientes que comportaría asumir directamente desde el ayuntamiento la gestión de la limpieza viaria.

Este debate, alentado por EH Bildu, Baleike e Irabazi, ponía en cuestión el mantenimiento de la externalización de la limpieza viaria coincidiendo en el tiempo con el vencimiento el contrato de Cespa, adjudicataria desde muchos años de la presentación de este servicio.

El proceso para convocar un nuevo un concurso público arrancaba en primavera de 2017 y al mismo concurrieron las ofertas de Cespa y Serbitzu FCC. Cespa volvió a ganar la contrata, pero Serbitzu FCC recurrió y se la arrebató. Entonces Cespa recurrió a su vez y la pugna se prolongaría durante meses hasta que finalmente el ayuntamiento declaraba desierto el concurso.

En el contexto de este fallido concurso fueron creciendo las voces en favor de municipalizar la limpieza viaria desde la oposición, y Óscar García se comprometió a solicitar un informe que despejara las incógnitas que suscita la municipalización.

Coste anual

El dictamen redactado por los consultores de LKS aborda las vertientes económica, laboral y jurídica del asunto. Comenzado por la primera, LKS estima en 1.715.561 euros anuales (tomando como referencia el año 2019) el coste anual de la gestión directa por parte del ayuntamiento. El grueso correspondería a gastos de personal (1.099.663 euros), seguido de gastos operativos (426.600 euros), amortizaciones (94.075 euros) y gastos financieros (95.223 euros).

Actualizando en función del IPC las estimaciones realizadas en 2016 por el propio Ayuntamiento y las ofertas presentadas por Cespa y Serbitzu, el presupuesto estimado por LKS en la modalidad de gestión directa del servicio supera en un 5,7% las estimaciones del ayuntamiento y en un 6,8% y un 17,4% los presupuestos del Cespa (1,53 millones) y Serbitzu (1,39 millones), respectivamente.

Pero los desembolsos no acabarían ahí para las arcas municipales. LKS cifraba en 1,37 millones de euros las inversiones requeridas para adquirir todos los vehículos, maquinaria y útiles que se precisan para prestación del servicio. Y eso sin contar con las inversiones en instalaciones. LKS plantea como alternativa más barata el alquiler del pabellón de Utillajes Uribesalgo como almacén, oficinas, vestuarios... por una mensualidad de 6.500 euros y unas obras de acondicionamiento que calcula en 210.000 euros.

Personal y oposiciones

Pero sin duda el punto más sensible es el referido a los trabajadores. Los más de 40 operarios de la plantilla de Cespa para la limpieza viaria tendrían ante sí un futuro incierto. LKS advierte que si se produjera la municipalización, el personal subrogado pasaría a la administración con su mismo contrato, «pero con la condición 'a extinguir', aunque tuviesen contrato fijo». El ayuntamiento, como administración pública, tendría por ley que convocar un concurso-oposición para cubrir las puestos del servicio de limpieza municipal, y los operarios de Cespa subrogados que adquiriesen en el procedimiento una plaza, «entrarían en la administración sin antigüedad y los que no superasen el proceso selectivo, habrían de ser despedidos e indemnizados».

Y a este respecto, el concejal socialista Óscar García se mostraba pesimista acerca de las opciones que tiene los operarios de Cespa. «No se destruyen los puestos pero prácticamente toda la plantilla perdería sus puestos en una hipotética oposición pública», se teme García. Y el PSE «no está por la labor de dejar a ningún trabajador en la estacada».

Además, si finalmente el ayuntamiento «se viera obligado a pagar indemnizaciones en caso de que el cambio de modalidad de gestión se considerase por un juez que conlleva la sucesión de personal, las indemnizaciones rondarían los 512.859 euros en caso de despido objetivo, mientras que si se estimara que es improcedente, las indemnizaciones podrían llegar a 1.346.264 euros» detalla el informe de LKS.

Análisis

Los resultados de este informe se analizarán en el seno del gobierno PNV-PSE, pero como adelantaba Óscar García «no vemos la remunicipalización a corto plazo». Presumiblemente pues, a la vista de los datos que se desprenden del informe, el gobierno local podría optar por mantener la externalización y la decisión final corresponde a este órgano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos