Multas para proyectos sociales

Solidaridad. Elena Ibarrondo (Cruz Roja), la alcaldesa María Ubarretxena, Jon Anduaga (Cruz Roja), la concejala Amaia Azpiazu y Jon Cencillo (DYA). / OLIDEN
Solidaridad. Elena Ibarrondo (Cruz Roja), la alcaldesa María Ubarretxena, Jon Anduaga (Cruz Roja), la concejala Amaia Azpiazu y Jon Cencillo (DYA). / OLIDEN

Donan a la Cruz Roja y a la DYA la recaudación de las multas del radar de velocidad | El radar enclavado en Garibai detectó 190 infracciones entre el 14 de diciembre del año pasado y el 11 de enero

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Los radares de control de velocidad instalados en Garibai, San Andrés y Uribarri han 'rascado' en seis meses los bolsillos de unos cuatrocientos infractores. El dinero recaudado, como en su día anunciara el ayuntamiento, se ha destinado a costear proyectos sociales impulsados por la Cruz Roja y por la DYA.

La manutención de las familias de refugiados, traslados en vehículos adaptados, bonos para casos de pobreza energética, juguetes para niños de familias sin recursos, apoyo a niños en situación de riesgo de exclusión social... son algunos de los proyectos sociales que la Cruz Roja impulsa en el Alto Deba, según explicaron los miembros de esta organización Elena Ibarrondo y Jon Anduaga.

Primero auxilios y RCP

La asociación de ayuda en carretera DYA del Alto Deba también se beneficia del dinero de las multas por exceso de velocidad. Jon Cencillo explicó que esas ayudas se destinan a impartir cursillos de primeros auxilios y maniobras de reanimación cardiopulmonar en centros escolares. En concreto, la DYA ha enseñado estas técnicas de salvamento «a 2.500 escolares en Gipuzkoa» detalló Cencillo.

Otras de las actividades especiales promovidas por la DYA con la ayuda de estos fondos consiste en «ayudar a cumplir sus últimos deseos a personas enfermas en tratamientos paliativos». Cencillo contaba que ayudan a enfermos irreversibles a ver cumplida su ilusión de «acudir a una comida con los amigos o visitar por última vez la playa de Hondarribia...», como ha ocurrido algunos de los casos.

Asimismo, la DYA se ocupa de las labores de «protección civil en casos de fenómenos climatológicos adversos como inundaciones, nevadas...», añadía Cencillo.

Multas

El ayuntamiento no ha dado a conocer aún la cifra exacta de sanciones impuestas pero sí lleva contabilizadas 368 multas sólo en los radares de Garibai y Uribarri.

En el caso de la semipeatonalizada avenida Garibai, el radar se estrenó 'cosechando' 190 multas en el periodo que va del 14 de diciembre al 11 de enero. Autobuses, vehículos pertenecientes a la brigada municipal y los inevitables 'avispados' que se cuelan por esta avenida restringida al tráfico, cayeron en masa la primera vez que se activó el radar.

Pero los conductores aprendieron la lección, porque en el segundo periodo en que activó el radar -del 26 de marzo a 17 de mayo- tan solo se registró una sanción por exceso de velocidad.

Algo similar ocurrió en Uribarri. En el periodo de estreno del radar -del 11 de enero al 19 de febrero- se impusieron 130 multas por velocidad. Pero en un segundo periodo que va desde el 17 de mayo al presente mes de junio su número ha decaído a 47.

Falta San Andrés

El ayuntamiento no ha dado a conocer, sin embargo, el volumen de multas del radar de San Andrés. Al parecer se activó durante un tiempo en abril, pero no se conocerán sus datos hasta que se contabilicen las multas de su segundo periodo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos