MondranBike triunfó en afluencia

Esfuerzo. La marcha comenzó con la fría y húmeda niebla para terminar con un tibio y agradable sol que los ciclistas agradecieron./ARTGAZKI/RICARDO SANTACRISTINA
Esfuerzo. La marcha comenzó con la fría y húmeda niebla para terminar con un tibio y agradable sol que los ciclistas agradecieron. / ARTGAZKI/RICARDO SANTACRISTINA

Un generoso lunch recompensó el esfuerzo de los participantes en esta prueba amistosa de bicicleta todoterreno 250 participantes disfrutaron de dos recorridos adaptados al nivel de cada ciclista

IKER MURILLOARRASATE.

La montaña y la bici son dos de los sellos distintivos en el Alto Deba. Teniendo en cuenta la gran cantidad de circuitos de todoterreno que rodean las localidades colindantes a Arrasate, no es de extrañar que aquéllos con iniciativa se animen a convocar pruebas como la de este domingo.

La marcha de BTT Mondra Bike llegó un año más para arrancar desde la plaza de Sebero Altube con el objetivo de animar a los cientos de aficionados a la bicicleta a pasar una jornada fantástica disfrutando de su deporte favorito. La convocatoria tuvo una gran acogida y más de 250 corredores tomaron la salida.

La resaca de la festividad de Maritxu Kajoi ni la fría mañana dominical disuadieron a los ciclistas que para las 9.00 horas se agolpaban en la plaza a la espera de la señal de inicio.

La niebla matutina que humedecía el recorrido motivó más de un patinazo y alguna caída, afortunadamente sin consecuencias graves.

Ideado como un evento amistoso sin pretensiones competitivas, el circuito pretendía ante todo conseguir que todos los participantes disfrutasen del día y guardasen un fantástico recuerdo de una ruta adaptada a todos los niveles.

Aquéllos que se acercaron a primera hora de la mañana a la localidad pudieron elegir entre dos recorridos: el primero, para los más expertos, constaba de 30 kilómetros y un nivel de técnica más elevado. El segundo por su parte constaba de alrededor de 20 kilómetros y pistas aptas para cualquier corredor. El desnivel también fue una diferencia importante entre ambos recorridos: el primero contaba con 1.600 metros y el segundo con tan solo 1.000. De esta forma, todos los que se acercaron a la plaza para tomar la salida de la decimosegunda edición de MondranBike, pudieron hacer la carrera a su gusto sin miedo a no finalizar el circuito.

Además, gracias a que la salida y la llegada se realizaron desde el mismo punto, la localidad de Arrasate pudo disfrutar de una jornada llena de actividad y buen ambiente. Además de los puntos de avituallamientos, a los participantes les esperaba en la meta un abundante lunch a base de chorizo, ensalada de pasta, tortilla de patatas... Y es que, además de los habituales aficionados a la bicicleta venidos desde los alrededores, la duodécima edición de MondranBike contó con corredores que se animaron a venir desde puntos más lejanos de la geografía como Burgos. De esta forma la cita sirvió también para dar a conocer los paisajes y entornos naturales del Alto Deba más allá de las fronteras de Euskal Herria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos