Francisco García Raya: «Prometí retirarme cuando se lograran los objetivos de la paz y la libertad»

Francisco García Raya, fotografiado en la calle Olarte./OLIDEN
Francisco García Raya, fotografiado en la calle Olarte. / OLIDEN

García atesora la carrera política municipal más longeva con 28 años ininterrumpidos como concejal en 7 legislaturas desde 1987 hasta 2015

KEPA OLIDENARRASATE.

Francisco García Raya (Montilla, 1953) lo ha sido todo en la agrupación socialista local. Atesora una de las más extensas carreras políticas en el ayuntamiento: concejal ininterrumpidamente durante 28 años en las 7 legislaturas que van desde 1987 a 2015, además de juntero (2003-2009) y parlamentario (2009-2012). El pasado 29 de octubre daba carpetazo a su prolífica vida política abandonando la secretaría general del PSE de Arrasate.

-¿Hay alguien más veterano que usted en el ayuntamiento?

-No lo sé con exactitud pero creo que no hay nadie que haya estado tantos años consecutivamente como yo, al menos desde la reinstauración de la democracia.

-¿Qué ambiente se respiraba en su estreno en el ayuntamiento?

-A pesar de diferencias ideológicas y de que el mundo radical empezaba a acosarnos, aunque no como posteriormente, no había mal ambiente. Pero tampoco es que confraternizáramos demasiado. Creo que Txiron marcó un antes y un después de radicalismo en el mundo de la izquierda abertzale en Arrasate. Era uno de los 'duros', junto a otras personas, y muy radical en sus postulados con respecto a su idea de Euskadi, sobre los maquetos que nos llamaban...

«Ahora intento disfrutar de la vida y de los años de libertar que me han robado»

«Tendrá que pasar una generación para que de verdad se normalice la convivencia en Euskadi»

-Solo le ha faltado llegar a alcalde.

-Pero tampoco es algo que yo personalmente haya ansiado. Sí en cambio que el Partido Socialista hubiera alcanzado la alcaldía. Estoy seguro de que habría cambiado el devenir de Arrasate. Casi llegamos empatar con Herri Batasuna. Nos quedamos a 27 votos de diferencia y empatados a seis concejales. Se conformó un pacto tripartito PSE, PNV y EA que sumaba la mayoría absoluta de la corporación para elegir alcaldesa a nuestra candidata Nekane Iglesias. Pero dos ediles del PNV incumplieron el acuerdo votando el blanco, con lo cual la alcaldía recayó en la lista más votada, que era la de HB.

-¿Cómo fueron sus comienzos en política?

-Provengo de una familia socialista y comunista. Cuando vine a Mondragón, con 15 años, empecé a a vincularme al sindicato CCOO y al Partido Socialista, ayudando en lo que podía. Pero fue el asesinato del senador socialista Enrique Casas, en 1984, lo que me decidió a tomar partido en política para dar un paso adelante en la lucha contra ETA y el mundo radical que quería imponernos una ideología que no compartíamos. Y, sobre todo, para que no hubiera más violencia ni asesinatos. En aquel momento, ya casado y con un hijo, me afilié al Partido Socialista con el objetivo de que mis hijos vivieran una vida en paz y en libertad. Y me hice una promesa: retirarme de la política en cuanto se lograran esos objetivos. Trabajaba en Fagor Electrodomésticos. Significarme políticamente me creó muchos problemas laborales, de amigos... hubo gente que me rechazó. No me importó.

-¿Ahora que han callado las armas es el momento de dejar la política?

-Afortunadamente, la promesa se cumplió hace seis años cuando ETA dejó de matar, y estamos en otra realidad distinta, de democracia, de igualdad y de valores de los ciudadanos y de la izquierda. Y decidí entonces, a finales de mi etapa como parlamentario, desvincularme primero de la vida política pública y más adelante de la vida orgánica interna del partido. El 29 de octubre se cumplió mi deseo cuando dejé mi último cargo como secretario general de la agrupación socialista local.

-¿Qué supuso el asesinato de Isaías Carrasco en su vida personal y política?

-Las muertes de Isaías Carrasco y de Froilán Elexpe han marcado mi vida. Estuve con Froilán como observador internacional en unas elecciones. Le conocía muy bien. Era una persona que me marcó. Cuando enviudé hace 19 años fue de los que más me ayudaron a seguir adelante. Y lo de Isaías, evidentemente. Primero porque vi cómo moría en la calle. Cuando yo llegué aún estaba vivo. Era un buen amigo y un gran compañero. Y además fui yo quien le introdujo en la política y por eso me siento en parte responsable de la tragedia.

-El asesinato de Isaías ¿provocó una ruptura en el seno de ayuntamiento?

-Muchos ciudadanos que habían permanecido siempre al margen de la política se acercaron a nosotros para mostrar su solidaridad. De hecho en las siguientes elecciones alcanzamos el mayor números de votos que ha recibido el Partido Socialista en Mondragón: más de 4.000 votos. La gente en la calle también nos manifestaba su dolor y su aprecio como nunca antes no había ocurrido. A pesar de los que se escondían en las ventanas el día del funeral.

-Los años de plomo fueron especialmente duros para los socialistas en Arrasate. ¿Qué piensa de todo aquello ahora?

-Fue una época para mí personalmente muy dura. Un tiempo en el que no podía disfrutar de libertad pero tampoco de mi familia ni mis amigos. Eso me ha marcado para siempre. Porque siempre tenías miedo, por qué no decirlo, de que un día salieras de casa y no volvieras. Y te dejaba la incertidumbre de qué iba a ser de tu familia y tus hijos. Y siempre tenía el pesar de no poder disfrutar de ellos porque tenías miedo de que si iban contigo les podría suceder alguna cosa.

-¿Cree que se han restañado las heridas y que la convivencia normalizada será posible?

-No. Tendrá que pasar más de una generación para que de verdad vivamos en un proceso de normalidad en Euskadi. El mundo radical y el mundo de ETA ha producido muchas heridas y muy profundas y no se van a curar de repente porque hayan decido que estaban muy equivocados y porque hayan sido derrotados por el Estado de Derecho.

-¿Cómo explica la decisión de cese de la actividad de ETA?

-No es que lo haya dejado, el problema de ETA es que ha sido derrotada. Ellos no quieren admitirlo pero esa es la realidad. Ha sido derrotada por el Estado de Derecho, por la democracia y por los ciudadanos, pero ellos no quieren reconocer que eso es así. Algún día lo dirán. Que efectivamente fueron derrotados.

-¿Qué proyectos tiene ahora que ha abandonado todas sus responsabilidades políticas?

-Ahora me dedico a mi mujer y a mí mismo. Es decir, a mi familia. Intento disfrutar de la vida y de los años de libertar que me han robado. Afortunadamente soy libre y se han cumplido mis deseos de que la sociedad sea libre. Y ahora el tiempo que me quede de vida, lo dedicará a disfrutar de ella sin ninguna pretensión ni lujo; algún viaje, la partida con los amigos...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos