Un extraño lugar para inhumar a un obispo

El investigador de AZE José Ángel Barrutiabengoa expresó hace años su extrañeza ante el «insólito» hecho de que un eclesiástico de la jerarquía de un obispo pudiera ser inhumado fuera del templo y además bajo una torre que fue edificada con posterioridad. La iglesia es del siglo XV pero la torre se edificó entre 1520 y 1540, pero al amenazar ruina en 1721 se construyó la actual torre. Nadie sabe si el sepulcro fue trasladado o no desde otro lugar de enterramiento. Como tampoco existe constancia acreditada sobre ningún hijo de la villa de Mondragón que alcanzara la dignidad de obispo de Palencia y fuera enterrado aquí.

Fotos

Vídeos